Gracia Querejeta, Maribel Verdú y Tito Valverde

| 04/06/2013

Estuvimos con la directora y los dos actores protagonistas de “15 años y un día” en su presentación en el Festival de Málaga.

Gracia, ganaste el festival de Málaga en 2004 con “Héctor”.  Casi diez años después, vuelves con una película protagonizada por un adolescente.

G.Q: Un adolescente distinto que Héctor, pero sí. Hacer una película así, ahora, es casi un lujo. Es una historia familiar que quizás no sea una de las que tiene más éxito hoy en día, pero que se parece demasiado a las que yo hago habitualmente. Es un cine que me gusta, en el que los personajes tienen una evolución. Yo creo que en la película todos los personajes terminan por aprender algo. Partiendo de un hecho doloroso para el que no estamos preparados ninguno como es una pérdida importante en la adolescencia, todos los personajes hacen un recorrido, incluso el personaje de Susi Sánchez. Hay gente que es como ella en la película. Que deciden no pasar página y refugiarse en su dolor.

 ¿Cómo es la cronología de esta película?

 G.Q: Hace cuatro años empezamos Santos Mercero y yo a escribir sobre una historia que nos preocupaba como padres. Había un suceso real, algo similar al que se cuenta en la película, que le ocurrió a un hijo mío adolescente. A partir de aquí, empezamos a desarrollar la historia que hemos tardado todo este tiempo en poner en pie.    

 En la película hay muchas temas superpuestos: la inmigración, las segundas relaciones, el suicidio, la educación, una trama policial ¿No hay demasiados ingredientes para una sola película?

G.Q: Sin duda podría hacer una película con cada una de esas tramas, pero yo no tengo sensación de que se apelotonen en la historia. Es más, yo creo que es una de las películas más sencillas que he rodado, que el espectador puede seguir con mas linealidad. Pienso que gracias a esta diversidad cada uno se sentirá identificado más con un personaje o con una trama.

Maribel, hay un plano secuencia dramático de 6 minutos en el que se exige mucho de ti como actriz ¿Te ha ayudado tu experiencia en el teatro?

 M.V: Desde luego. Cuando Gracia me propuso rodar esta escena en un plano secuencia, me lo sugería con ciertas dudas. No por el valor dramático y artístico, que era indudable, sino por las dificultades técnicas. Pero a mí me encantaba la idea de superar ese obstáculo porque me fascina la técnica cinematográfica y porque creía que el texto era uno de los más maravillosos que he podido interpretar en toda mi carrera.

 Tito ¿como ha sido tu vuelta al cine después de tantos años de televisión?

 T.V: Muy bien, la verdad. Trabajar con Gracia es un placer. Es la mujer que susurraba a los actores. Habitualmente te ayuda diciéndote “Dame un poco más de intensidad, ahora un poco menos.

G.Q: Pocas veces te pedía más eh Tito….

T.V: Yo me parezco poco a mi personaje en la película, que es bastante serio y apagado. Soy bastante bromista y extrovertido, pero he acabado muy orgulloso de la película que hemos hecho. Creo que con los años esa sensación de haber hecho una buena película con buenos personajes aumentará. Eso para mí es importante.

 ¿Qué es lo que más te gustaba de la historia?

 T.V: Que se ve que la mano de una madre detrás. Que los autores del guión han descargado ternura, simpatía por cada uno de los personajes. Puedes escribir muchas palabras pero que no haya nada detrás y haces el ridículo más espantoso. Se nota que a ese abuelo, a esa madre, a ese nieto ella los quiere con locura.

 Maribel, en esta película hay una escena de un casting en el que tú misma interpretas a una actriz que pelea por un papel en una telenovela

 M. V: Sí, en esa escena fue en la que Gracia me dejó un poco más de margen para la improvisación…

G. Q: (la interrumpe) ¿Te acuerdas de lo qué hablamos antes de hacer esa escena? (Maribel se ríe tapándose la cara? ¿Tú porqué crees que no te contratan para ese papel? Por vieja

M.V: (Risas). Me acordaba perfectamente, pero no quería decirlo yo. Toda la vida siendo “la niña del cine español” y ahora que no me contraten por vieja. Yo le decía “Pero Gracia, yo no soy vieja”.

G.Q: Para los que te están haciendo el casting de la serie sí. Son tipos jóvenes que quieren una actriz joven para el papel y tú no lo eres.

M.V: La verdad es que esa primera escena me encanta, porque tiene un toque de humor y porque define bien a la protagonista. Es un personaje pequeño, atolondrado, pero muy entrañable.

Claudio Sánchez

Category: Entrevistas

Comments are closed.

Popup By Puydi