Revisitando La Bella y la Bestia

0
717
La Bella y la Bestia

· Disney ofrece una nueva versión del cuento clásico, esta vez en acción real, que se estrena este viernes 17 de marzo.

Corría el año 1991 cuando llegaba a los cines una película de animación diferente. Basada en un cuento clásico que se remonta a la Francia del siglo XVIII, con un mensaje potente que defiende que la belleza está en el interior, se convierte en la primera cinta animada que es nominada al Oscar… a mejor película (no existía aún la categoría específica de mejor película de animación). Su nombre: La Bella y la Bestia.

Además de aquella singular nominación, La Bella y la Bestia ganó dos Oscar (mejor banda sonora y mejor canción), tres Globos de Oro y cuatro Premios Grammy, junto a un sinfín de reconocimientos más. La película fue el primer largometraje animado que recaudó más de 100 millones de dólares en la taquilla en su estreno inicial y la primera película animada de Disney que se convirtió en un musical teatral. Estuvo 13 años en la cartelera de Broadway, se tradujo a ocho idiomas y se puso en escena en más de 20 países.

Con ese esplendoroso legado a sus espaldas, y 26 años después, Disney se embarca en esta adaptación de acción real del clásico de animación, dirigida por Bill Condon (La Saga Crepúsculo: Amanecer Parte 1 y 2, Mr. Holmes) con guion de Evan Spiliotopoulos, Stephen Chbosky y el propio Condon. En el reparto, nombres más que reconocibles como Emma Watson, Dan Stevens, Luke Evans, Kevin Kline, Josh Gad, Ewan McGregor, Stanley Tucci, Ian McKellen y Emma Thompson.

La Bella y la BestiaHomenaje a los musicales

Desde el famoso estudio californiano se pensó que la historia de una joven de buen corazón y su príncipe hecho bestia tenía potencial para conquistar una vez más al público. Bill Condon partía de la base “de la película de 1991, que para mí es perfecta. Cuando se estrenó, se produjo una auténtica revolución por la forma en la que se contaba la historia y por la increíble banda sonora de Alan Menken y Howard Ashman“. Al empezar a trabajar en ella, no tardó en darse cuenta que era el momento perfecto para hacer una adaptación de acción real. “Han pasado 25 años y la tecnología está ahora a la altura de las ideas que se atisbaban en la película de animación. Ahora es posible, por primera vez, crear una versión de calidad fotográfica de una taza de té que habla en un plató físico y en un formato de acción real totalmente realista”.

Emma Watson: “Cada vez que escucho la música de ‘La Bella y la Bestia’, vuelvo a revivir esa sensación infantil de que todo va a ir bien y que hay esperanza en el mundo”

Además, por su encanto y romanticismo, “teníamos la oportunidad de hacer una película musical que es un homenaje a los musicales de la época dorada de Hollywood, y también de revisar una historia con la que te identificas rápidamente a nivel emocional”. Condon, gran amante del género, recuerda que “cuando era pequeño, la gente decía que el teatro se moría, pero el teatro lleva muriéndose hace siglos. Creo que se puede decir lo mismo del cine musical, no desde hace siglos pero sí en los últimos 50 años. Quiero que el público vuelva a enamorarse de este género y comprenda que, si son buenos, los números musicales de las películas no distraen, no interrumpen sino que profundizan y ayudan a dar sentido”.

En la trama de la historia, además de la música original de la cinta de 1991, hay nuevas canciones del compositor premiado con ocho Oscar Alan Menken (La Sirenita, Aladdin, Pocahontas) y del veterano letrista y ganador de tres Oscar Tim Rice (El Rey León, Evita).

Gran despliegue técnico

El rodaje de La Bella y la Bestia se realizó en los estudios Shepperton, a las afueras de Londres, y en varias localizaciones exteriores del Reino Unido de mayo a agosto de 2015. Shepperton, en cuyos platós se han rodado películas como Lawrence de Arabia, Oliver!, Gandhi o La naranja mecánica, era el lugar ideal para esta producción al contar con un enorme plató y muchas instalaciones donde construir sets físicos, de los que se necesitaron un total de 27.

La Bella y la BestiaAunque la historia se desarrolla en un formato de acción real, se necesitaba mucho material de animación y generado por ordenador, por lo que los realizadores querían rodar en entornos lo más realistas posible. Estos sets físicos también se escanearon en un ordenador y se convirtieron en un formato digital 3D para crear digitalmente la película visual antes del inicio del rodaje con el fin de trazar el posicionamiento de la cámara y la iluminación.

Sarah Greenwood: “En la película de animación, el castillo no cambia en el transcurso de la historia,
pero como trabajábamos en un formato de acción real, pudimos mostrar cómo reacciona el castillo
a los efectos del hechizo con el paso del tiempo”

La diseñadora de producción Sarah Greenwood se esforzó por dotar a la película de un tono intemporal y europeo siguiendo la tradición de los grandes romances de Hollywood. La historia se desarrolla en un tiempo y lugar concretos, en Francia a mediados del siglo XVIII y, aunque el trabajo de cada departamento se vio influenciado, en parte, por la película animada de 1991, los sets, atrezzo, vestuario y peinados y maquillaje correspondían exactamente al siglo XVIII francés. Aunque dado que la historia es un cuento de hadas, hubo cierta libertad para interpretar visualmente esa época para ofrecer un aspecto bastante original.

Por otro lado, una de las claves de la adaptación de acción real residía en la Bestia. La criatura maldita debía tener un aspecto creíble y ser alguien por quien se preocupa el público, pero la tecnología necesaria para lograr esa hazaña no existía hasta hace poco. Para crear una Bestia de apariencia realista en un entorno real, conservando la interpretación de Dan Stevens, se utilizó una combinación de captura de interpretación física y de tecnología de captura facial MOVA. Para la interpretación física, las escenas de la Bestia con sus compañeros de elenco de acción real se filmaron en sets donde Stevens llevaba zancos, un traje con prótesis de músculos y un body gris por encima. Las escenas de la Bestia con los personajes animados se rodaron mientras Stevens llevaba un body fractal gris con indicadores de efectos visuales.

La Bella y la BestiaDatos curiosos

Una producción de este calibre suele reunir cifras y detalles que hacen las delicias de los seguidores más curiosos. Arrojamos en estas líneas algunas de ellas:

  • Se emplearon más de 8.700 velas para decorar los sets durante el rodaje.
  • El suelo del salón de baile del castillo de la Bestia está hecho con 1.114 metros cuadrados de mármol falso.
  • Durante el rodaje se cultivaron o se compraron unas 1.500 rosas para estudiarlas y para decorar el set.
  • Se tardaron 15 semanas en construir el bosque encantado que rodea el castillo de la Bestia y que cuenta con árboles de verdad, un lago congelado y 20.000 carámbanos de hielo.
  • Se necesitaron 914 metros de hilo y se tardaron más de 12.000 horas para crear el vestido amarillo de Bella, y además se añadieron 2.160 cristales de Swarovski.
  • Philippe, el caballo de Bella y de Maurice, está interpretado por tres caballos diferentes, dos de los cuales tenían que pintarse todos los días.
  • Emma Watson (Bella), Emma Thompson (Sra. Potts), Luke Evans (Gastón) y Nathan Mack (Chip) comparten la misma fecha de nacimiento, el 14 de abril, que fue también la fecha en la que tuvo lugar la lectura conjunta del guion.
  • Algunas de las letras originales escritas por Howard Ashman para las canciones Gaston y La Bella y la Bestia que no se utilizaron en la película animada se han añadido a la adaptación de acción real.
  • Los candelabros de la terraza y la escalera en el castillo de la Bestia, y la columnata rosa de los jardines del castillo, son un homenaje a la vanguardista película de 1946 de Jean Cocteau, La Belle et la Bête, que fue una fuente de inspiración para Bill Condon.

No hay comentarios