BSO: Boyhood

0
947

Richard Linklater (Texas, 1960) es un cineasta difícil de clasificar. Quizás la palabra que mejor le define es “imprevisible”. Capaz de dirigir comedias tan olvida­bles como Escuela de rock o Una pandilla de pelotas, pe­lículas de animación insólitas como A Skanner Dark­ly o Waking Life o trilogías tan aclamadas como Antes del amanecer, atardecer, anochecer.

Con Boyhood ha logrado convencer a casi todo el mun­do con una película que ha rodado en los últimos vein­te años y que cuenta el crecimiento de un niño nor­teamericano hasta el comienzo de la vida adulta. En ese viaje vital la música es un recurso constante pa­ra mostrar la evolución del personaje.

Pero los que esperaban una banda sonora de grandes éxi­tos de los últimos 20 años se sentirán defraudados. La música de Boyhood no tiene nada que ver con la de Fo­rrest Gump, por poner un ejemplo. Aunque hay dife­ren­tes estilos musicales y canciones de generaciones dis­tintas, Linklater tiene una clara tendencia hacia la música alternativa. Sí, hay temas muy populares co­mo Yellow, de Coldplay (con el que comienza la pelícu­la), Somebody that I used to know, de Gotye (nº1 en to­do el mundo en 2011), y Band of the run, de Paul Mc­­Cartney. Pero tiene prioridad otro tipo de música, más coherente con el estilo del cineasta.

La única canción compuesta para la película es Su­mmer Noon, de Jeff Tweedy, músico y poeta norteamericano que se mueve entre el country y el rock al­ternativo. También de este artista se incluye en la pe­lícula una canción de su grupo Wilco (Hate it here). En este estilo intimista y sencillo también se enmarcan I’ll be around, del grupo indie rock norteamericano Yo la tengo, Deep blue, de Arcade Fire, One, de Vampire Week­end, o la decadente Beyond the Horizon, de un cre­puscular Bob Dylan.

Rompen con el tono melódico habitual de la banda so­nora canciones como 1901, del grupo francés de rock alternativo Phoenix, o Crazy, un acercamiento mo­derno al soul de la banda norteamericana Gnarls Bar­kley.

De los 16 temas que incluye el CD, hay uno que destaca especialmente: Hero, de Family of the Year, una can­ción muy bien insertada en un momento esencial del tramo final de la película. También se usa en el sugerente tráiler promocional. Un acierto de Linklater es incluir la letra de las canciones en los subtítulos de la película, ya que resume muy bien la vida del protagonista.

“Suéltame. No quiero ser tu héroe. No quiero ser un gran hombre. Solo quiero pelear como todos. Todos me­recen una oportunidad de caminar como todos los de­más. Y nos podemos susurrar cosas al oído: secretos de nuestros sueños americanos. Mi chica necesita que la proteja, pero soy un niño como todos los demás”.

Claudio Sánchez

Sello: Nonesuch Records. Duración: 61 min. Precio: 13,99 €

No hay comentarios