BSO: La dama de oro

0
1548

· El músico alemán deja a un lado la épica y se centra en un intimismo minimalista desprovisto de su habitual grandilocuencia.

Hans Zimmer (Frankfurt, 1957) ha dado un intere­san­te giro a su carrera. Se acabaron los coros de Lisa Ge­rrard y la monotonía de sus composiciones herederas de la música “gladiatoriana”. El músico alemán deja a un lado la épica y se centra en un intimismo minimalista desprovisto de su habitual grandilocuencia.

En La dama de oro, la hermosa película de Simon Cur­tis protagonizada por Helen Mirren y Ryan Reynolds, compone la música junto al británico Martin Phipps, conocido por sus brillantes trabajos para tele­vi­sión en series como Wallander, The Honourable Wo­man o Peaky Blinders.

La banda sonora de La dama de oro se acerca al esti­lo del norteamericano Thomas Newman (American Beau­ty, Efectos secundarios, Al encuentro de Mr. Banks). La leve resonancia de instrumentos de percusión se fusiona con el acompañamiento del violín y el pia­no. Así lo escuchamos en el tema central que abre y cierra la película de manera brillante.

Aun redundantes en esa melodía, Zimmer y Phipps in­cluyen variaciones que hacen que la música acompa­ñe bien a una historia sencilla que acaba resultando pro­fundamente emotiva.

Como es lógico, la banda sonora acusa el protagonis­mo en la historia de Austria, epicentro de la ópera y la música clásica: la versión de Dawid Kimberg del Deh, vienni alla finestra suena poderosa. Este célebre pa­saje de la opera Don Giovanni, compuesta por Mozart, compendia la grandeza y sutileza artística de un país que estaba a punto de ser devorado en un abrir y ce­rrar de ojos por las tropas de Hitler.

La metáfora del baile del tiempo no es la primera vez que se utiliza, pero sigue funcionando. Una mane­ra acertada de dar a la historia y a los personajes un ma­yor recorrido y trascendencia.

Sello: Sony Classics.  Duración: 43 min. Precio: 14,99 €

Claudio Sánchez

No hay comentarios