BSO: La Isla Mínima

0
2123

· Julio de la Rosa es el compositor de todas las películas de Alberto Rodríguez (Grupo 7, After, Siete vírgenes).


En La Isla Mínima ha logrado su mejor trabajo con una música que logra una atmósfera de tensión que se puede cortar. Dice el director sevillano que “la banda sonora es potentísima, muy ambiental. En determinados momentos la música se fusiona con el sonido de los pájaros, los grillos o las chicharras. A veces incluso bajábamos la música para que fuese casi imperceptible”.

Estas palabras de Alberto Rodríguez cobran especial importancia desde el comienzo de la película. Los planos aéreos de las marismas van cobrando vida con un tenue sonido de tensión de cuerdas, un tambor… Esa cadencia de ritmos recuerdan a las bandas sonoras del argentino Gustavo Santaolalla (Brokeback Mountain, 21 gramos, Babel).

Señala Julio de la Rosa que ésta es “la banda sonora más larga que he compuesto para una película de Alberto
Rodríguez, y también en la que la música está más escondida. En ningún momento cesa y aunque se escuche solo por debajo te va llevando y engañando”.

La introducción de música sintetizada también es muy acertada porque da la sensación de pesadilla que está a punto de llegar a su culmen de intensidad. Como buen cine negro, La isla mínima juega con la música para centrar el interés en el drama de los personajes, simbolizado también por los parajes encharcados y soleados con tonos grises y marrones.

Aunque hay algunos temas musicales de persecuciones y trepidación que son eficaces, la personalidad de la banda sonora se adquiere especialmente en los tramos más serenos del score. Para la ambientación de la época resulta fundamental el uso del clásico de las discotecas de los 70: Yes sir, I can boggie, del dueto español Baccara. Una música que transmite con mucha precisión la banda sonora de los años de la transición, en que se empezó a fraguar
la movida.

Sello: Warner Duración: 62 min. Precio: 14,99 €

Claudio Sánchez