· En 1955, la película, largamente ma­durada, ganó el León de Oro en Ve­necia y el Globo de Oro a la cinta en lengua no inglesa. Es considerada por muchos expertos y aficionados co­mo una de las mejores películas eu­ropeas de todos los tiempos.

OrdetporOrdet País/Año: Dinamarca, 1955 Dirección y Guión: Carl Theodor Dreyer Fotografía: Henning Bendsten Montaje: Edith Schlüssel Música: Poul Schierbeck Intérpretes: Henrik Marberg, Birgitte Federspiel, Preben Lerdorff-Rye, Emil Hass Christensen, Cay Kristiansen Distribuidora DVD: Filmax Duración: 126 min. Público adecuado: +16 años

Los Borgen son una familia atribulada por la locura de Johannes, uno de los hijos del patriarca Morten, que se cree Jesucristo. Inger, nuera de Mor­ten casada con el hijo mayor, es el corazón de la familia, y sabe llevar al abuelo con paciencia y comprensión. Está embarazada y espera su pri­mer hijo varón. El más pequeño de los Borgen se ha enamorado de la hija de un sastre. El patriarca es hombre re­ligioso, pero la vida le ha hecho rígido y altanero.

En 1932 el director de cine danés Carl Theodor Dreyer asistió al estre­no teatral de la obra del pastor lu­te­ra­­no Kaj Munk, escrita en 1925. Munk murió asesinado por la Gesta­po por su valiente oposición al nazis­mo. Desde que vio la obra, Dreyer qui­so llevar al cine esta historia sobre la fe, los milagros, la religiosidad y la fuerza sanadora del amor hu­mano.

En 1955, la película, largamente ma­durada, ganó el León de Oro en Ve­necia y el Globo de Oro a la cinta en lengua no inglesa. Es considerada por muchos expertos y aficionados co­mo una de las mejores películas eu­ropeas de todos los tiempos.

La magnífica copia en DVD permite ad­mirarla en versión original: la pelí­cu­la se llama La palabra y las palabras se dicen en ella de una manera muy peculiar, por el convencimiento de Dreyer de que no le servían interpretaciones convencionales sino una es­pecie de trascendentalismo escéni­co (que nadie se asuste, la película es maravillosa). La puesta en escena, la impresionante fotografía en blan­co y negro y la música exquisita contribuyen a un relato inolvidable.

Dreyer (1889-1968) tiene otras tres películas magistrales: La pasión de Juana de Arco (1928), Vampyr (1932) y Gertrud (1964). El libro Reflexiones sobre mi oficio: Escritos y en­trevistas (Paidós, 1999) es una bue­na manera de acercarse a un ge­nio, discreto y humilde, y por eso, más genio si cabe.

Alberto Fijo