Jordi Gasull, productor y guionista de Tadeo Jones

0
749
Jordi Gassull en los Premios Goya
Gasull agradece el Goya al mejor guión adaptado.

 

Recuperamos una entrevista que publicamos después del estreno de Las aventuras de Tadeo Jones, película de la que es guionista y productor.

____

El viaje de Arián, Lope, Bruc, Las aventuras de Ta­deo Jones. Son películas-aventuras en las que ha par­ticipado. Después de los tres Goyas a Tadeo, el pro­ductor y guionista Jordi Gasull no para. Hemos ha­blado con él en pasado, presente y futuro.

Tadeo nació como un cortometraje y crece has­ta convertirse en un largo… no ha debido ser fácil…

Jordi Gasull/ Tadeo es la historia de un sueño, de una pasión. Unos amigos, Nicolás Matji y Enrique Ga­to, crearon un corto en 2004-05. Ellos son los padres de Tadeo y vinieron a presentármelo para un pro­yecto de cine totalmente diferente. Me encantó. Em­pezamos a trabajar juntos y a soñar en que quizás po­dría haber una película. A lo largo de muchos años de desarrollo, de pensar en posibles historias, de guio­nes, de hacer locuras como irnos en 2005 a la con­vención de Star Wars, para ver a George Lucas y pre­sentarle el proyecto en Indianápolis.

Logramos poco a poco ir convenciendo a gente pa­ra que Tadeo Jones fuese convirtiéndose en una pelí­cu­la. El primero que confió en nosotros fue Julio Ari­za, presidente de Intereconomía, que nos dijo “chi­cos, esto es muy bueno. Apuesto por vosotros”.

Dificultades ha habido muchas. Hemos estado varias veces a punto de quedarnos sin financiación. Hi­ci­mos cómics, intentamos lograr patrocinadores… Una montaña rusa… pero con final feliz.

Es productor y guionista, ¿en qué momento de la creación de la película se dan cuenta de que Ta­deo puede ser un gran éxito?

J. G./ Al día siguiente del estreno, nunca antes. Te das cuenta de que puede ser un gran éxito cuando lo es, pero no tienes conciencia -o por lo menos yo no la tengo, tampoco ninguno de mis compañeros- has­ta ese momento. Sabíamos que estábamos haciendo una película que dentro de su género era bue­na, pero nunca hubiéramos imaginado que haría la ta­quilla que ha hecho en España, y ni mucho menos que funcionara internacionalmente tan bien… en La­tinoamérica está siendo número 1 en muchos paí­ses.

Las aventuras de Tadeo Jones

Entonces, esperamos un Tadeo Jones 2

J. G./ Sí. Está en marcha. El tiempo de animación no es el tiempo de las películas de acción real. Pero Ta­­deo volverá a visitar las pantallas, desde luego. No por­que nos sintamos obligados, sino porque estamos muy a gusto con Tadeo.

Y como guionista, seguro que tendrá algunas his­torias en lista de espera, proyectos acariciados…

J. G./ Tengo un guión que es del que me siento más orgulloso. Se llama Remember the Maine. Creo que podría ser una película muy interesante.

Y otra historia, que si algún día se hace, podría ser un megahit. Se titula Hawke. Su protagonista se lla­ma Roger Hawke, un mercenario de Manchester en el siglo XII. La película es una especie de Assassin’s Creed antes de que saliera ese videojuego. Tengo mu­cha esperanza en Hawke. Pero hablamos de una producción de unos 100 millones de dólares… Tiene mu­chísima aventura y la verdad que es una película com­plicada, necesitas encontrar el talento adecuado, con un estudio que se involucre…

¿En qué está trabajando ahora?

J. G./ Estamos (los del equipo de Tadeo) con una pe­lícula de animación, Capture the flag, la nueva película de Enrique Gato. Con los mismos socios, Nicolás Matji y Edmon Roch, formamos una verdadera pan­da y lo pasamos fenomenal. Así que Lightbox, Iki­ru y El Toro vuelven a la carga. Y con Telecinco Ci­nema, que son geniales. El guión, aunque lo he co-es­crito, parte de una idea muy personal.

BrucTelecinco es el motor de otro proyecto en marcha, El niño, la nueva película de Daniel Monzón, el director de Celda 211, que cuenta nuevamente con Luis Tosar. Mi rol es más secundario, de apoyo a Edmon Roch, mi socio, quien lidera la producción eje­cutiva. También participa Vaca Films en esta pelí­cu­la. Tengo mucha confianza en El niño. En España hay mucho talento y una vez que consigues el dine­ro, se trabaja muy bien.

Después de estudiar en la Universidad de Nava­rra, completó estudios en Estados Unidos y fue di­rectivo en España de una major, Columbia. ¿Qué diferencia ve entre la industria americana y la española?

J. G./ Bueno, la diferencia es obvia. Hay una desi­gual­dad grande, que se llama “masa crítica del públi­co”. Estados Unidos tiene más de 300 millones de ha­bitantes, en España estamos en los 40. Estados Uni­dos es una de las primeras economías del mundo, eso se refleja también en la industria del cine. Una par­te muy importante del cine norteamericano es ca­si un oligopolio de seis empresas que hacen muy bien las cosas. Han sabido captar la esencia de lo que es el drama en el medio audiovisual, lo hacen muy bien y los espectadores de todo el mundo son de­votos de esa manera de hacer cine.

España es más de producción artesanal, de franco­ti­radores. Tenemos a gente muy buena, como Amenábar, Almodóvar, Bayona, guionistas, actores que han logrado cruzar las fronteras… Pero, realmente, to­davía no hay un soporte industrial. Es imposible com­petir con Hollywood: no es lo mismo hacer una pe­lícula para un mercado de 40 millones que de 300, con el poder adquisitivo que tienen. Por eso, noso­tros y otros muchos estamos mirando no solo a Lati­no­américa, sino al mundo. El cine español es cada día más internacional.

Cuéntenos algo de Séptimo… Ricardo Darín, Be­lén Rueda, suena muy bien…

J. G./ Tengo unos amigos de toda la vida: Andrés Lon­gares y Patxi Amezcua. Me invitaron a sumar­me como productor a Séptimo. Y les dije que sí, sin ha­ber leído el guión. Cuando lo hice, les dije: “Chicos, no solo estoy, sino que vamos a trabajar algunas co­sas porque esto es una joya”. Involucramos a Telecinco, pensamos en un cast que le pudiese ir a la película, trabajamos en el guión aunque no demasiado por­que el borrador ya era muy bueno, pero había que ha­cer unos ajustes importantes, sobre todo en los per­sonajes y en el tercer acto.

Han hecho un trabajo magnífico, el rodaje ha ido co­mo la seda. Estamos muy contentos. Ayer mismo, Ri­cardo Darín veía uno de los primeros cortes de la pe­lícula y estaba feliz, contento. Decía: “Tenemos cuen­to, tenemos cuento”, porque la película ha quedado muy bien, y quedará mucho mejor cuando esté so­norizada, terminada de montar.

Lope

En su faceta de profesor, unos consejos para es­tudiantes que quieren ser guionistas o producto­res.

J. G./ Hay que tener dos cosas, dos actitudes: una es la paciencia y otra la constancia. Paciencia porque el momento siempre llega, pero no sabes cuándo lle­ga, y a veces cuesta que llegue. Y la constancia, precisamente, para no rendirte a la primera, para estar siem­pre luchando, porque el cine es muy duro. Hay gen­te con un talento brutal, que además tiene suer­te. Y te encuentras con otros con el mismo talento que no les ha llegado la suerte.

Si trabajas duro y tienes ilusión, pasión por este ofi­cio, siempre llega tu oportunidad.

Alejandra García Daniel, Sandra Sánchez Merinero