· La directora de Aguas tranquilas (Still The Water) habla de su película.

Notas de la directora

Aunque todavía no tengo muy claro el porqué, estoy casi segura de que el tema subyacente en el proyecto era “el asesinato de los dioses”. Es la espina dorsal de la película.

Me gustaría que los espectadores comprendieran que nosotros, los seres humanos, no somos el centro del universo. Solo somos una parte de un ciclo de la naturaleza. He querido construir una historia que lleva a la conclusión de que este inmenso ciclo, dentro del que existimos todos, es de esencia divina.

Nuestra alma es compleja, imprecisa e impredecible. Con esta historia, espero ayudar a madurar a hombres y mujeres mediante el contacto con ese dios llamado “naturaleza”.

Durante mucho tiempo, la desaparición de personas que amo me aportaba dolor.

Pero descubrí un medio de expresión a través de la película, y creo que por fin he encontrado mi lugar. Esta película ha significado un punto de inflexión en mi vida privada y profesional.

Estoy segura de que solo podía hacer este largometraje en el preciso momento en que lo hice.

Entrevista a Naomi Kawase

Aunque Aguas tranquilas es una ficción, la película tiene una vertiente documental en la que se describe la vida espiritual y los ritos de los habitantes de las islas Amami. ¿Qué la empujó a rodar la película en un sitio desconocido y tan alejado?

Mis antepasados eran de la isla Amami-Oshima, pero no me enteré de la historia familiar hasta hace unos diez años. Fui a la isla por primera vez en 2008. A partir de ese momento, de esa visita, decidí que rodaría una película allí.

Puede decirse que tardé seis años en desarrollar, preparar y completar la película, pero nunca cambiaron mis sentimientos hacia la isla. Hasta entonces, siempre había rodado en Nara. El fallecimiento de mi madre adoptiva, la persona que me unía a Nara, fue un punto de inflexión, y empecé a tomar más en serio la posibilidad de rodar en Amami.

Efectivamente, los isleños tienen costumbres y ritos muy particulares, como pueden ser la veneración de los dioses Yuta y las danzas de agosto. La isla está cubierta de una naturaleza exuberante y rodeada de un mar generoso.

Desde el principio, estaba convencida de que debía captar esos poderosos elementos tal como son en la isla y permitir que existan de forma realista en la pantalla con el fin de crear una base poderosa para la película. Nunca lo dude porque descubrí un sinfín de elementos acerca de la vida en la isla que solo pueden fascinarnos.

¿Describiría la película como una continuación de los temas que exploró en anteriores obras?Naomi Kawase 2

Desde luego. Temas como “vida y muerte”, “simbiosis entre humanos y naturaleza”, “recuerdos de lugares”, “el ciclo de la vida que pasa de una generación a otra” ya están presentes en mis películas anteriores.
Sin embargo, la diferencia en esta película es que en ningún momento quise controlar ciertas cosas durante el rodaje. Nunca “debía ser así y no de otro modo” o “quiero esto, me da igual, pero lo quiero”.
Por alguna razón, me invadió un estado de calma absoluta y estaba convencida de que todo lo que debía ocurrir, ocurriría.

Esta conmovedora historia iniciática describe relaciones muy sutiles entre los personajes,pero ¿cuáles son los problemas principales a los que se enfrentan Kaito y Kyoko?

Simplificándolo mucho, puede que sea el reto de creer en el mundo en que existen.

Los humanos hemos cometido un sinfín de terribles errores desde que estamos en la tierra, y me parece que algunos de ellos se deben a que hemos olvidado o perdido la forma de creer en el mundo.

El pasado nos ha dejado mensajes para que no volviéramos a cometer los mismos errores, mensajes a través del arte, la escritura, la pintura, la música… Pero somos unos inconscientes y volvemos a cometer los mismos errores.
He intentado reflejar mis deseos y esperanzas para el futuro en estos dos personajes que representan a “la gente nueva”, los de la siguiente generación, y que se encuentran en el proceso de transición de adolescentes a adultos.

Debemos aprender a aceptar a los demás, a grabar la tristeza de la vida en nuestra memoria, pero no por eso debemos dejar de creer en el mundo como algo de una belleza insustituible. Si somos capaces de hacerlo, creo que podemos elevarnos y vivir en un mundo desconocido para nosotros.

Me pregunto, como persona que vive en esta época, si no se nos pone a prueba para saber qué camino escogeremos en esta encrucijada a la que hemos llegado.

¿Cómo escogió a los actores principales? ¿Hay muchos no profesionales en el elenco?

Se habla mucho de que prefiero trabajar con actores no profesionales, pero en este caso, la mayoría son profesionales.

En lo que respecta a los dos adolescentes (Kyoko y Kaito), hicimos pruebas hasta encontrarlos.Ambos tienen poca experiencia, sobre todo Kaito, que nunca había actuado. Era muy importante que encajaran con la enorme presencia de la naturaleza en la isla. No solo estuvieron a la altura, dieron mucho más de lo que esperaba.

En cuanto a los padres, escogí a intérpretes profesionales que me habían interesado. Fujio Tokita, que tiene el papel de Kamejiro, se quedó en la isla durante todo el rodaje, aunque no tuviera que rodar. Pasaba el día recogiendo basura de la playa y pescando, exactamente como Kamejiro en la película. Se adaptó perfectamente a la vida en la isla, hasta el punto de que unos turistas incluso le preguntaron cuáles eran los mejores sitios para pescar. No solo es un conocido actor en Japón –trabajó en varias películas de Akira Kurosawa –, también ha prestado su voz a numerosos personajes de animación.

¿Cómo afectó el tifón al rodaje?

Nos dijeron que el año del rodaje, 2013, había habido un número exagerado de tifones. Es raro que haya tifones durante el mes de octubre, pero supongo que debía ocurrir, y hubo un tifón mientras estábamos rodando. Poder filmar la violencia de las olas fue un auténtico milagro, un regalo de los dioses. Todos nos preparamos a conciencia para rodar bajo una lluvia torrencial y unos vientos huracanados.

¿Algunas escenas están improvisadas?

Rodamos en orden cronológico de acuerdo con el guión. Las escenas con más improvisación son las danzas de agosto, el dios Yuta, la muerte de Isa y el tifón. La escena al principio de la película, donde los habitantes se acercan a la escena del crimen, y la del aula en el colegio tampoco estaban en el guión.

En la escena donde se mata a las dos cabras, los actores conocían el desarrollo en líneas generales, pero los movimientos de la cámara y la interpretación también fueron improvisados en el momento.

Generalmente hablando, diría que la mitad de la película es improvisada.

Still the water castFuente: Good