El cine según Hitchcock

0
1140

· El director, a sus 63 años, se muestra como lo que es: un animal de cine con un instinto portentoso, un ex­celente director de actrices.

cinesegunhitchporSe cumplen 50 años de la publicación de este libro, quizás el más célebre y difundido sobre cine.

Hay un puñado de entrevistas míticas a cineastas superdotados. Una de ellas es la que nos ocupa. Truffaut tuvo numerosas conversaciones con Hitch en agosto de 1962 en Los Angeles. El hecho de que fuera un director emblemático de la Nouvelle Vague el que llevaba el magnetofón y le pasara nada menos que 500 preguntas en un detallado cuestionario, encendió la locuacidad del Hombre que sabía demasiado. Nada menos que 50 horas de diálogo fecundo, ida y vuelta sobre la construcción narrativa y visual de películas bien conocidas o, al menos, fáciles de ver en la tele o en vídeo.

Truffaut conoció a Hitchcock mientras rodaba esa de­li­cio­sa tontería llamada Atrapa a un ladrón en la Costa Azul, en 1954. Relajado y socarrón, seguía los esplen­do­rosos paseos de Grace Kelly por los dominios de Rai­nie­ro, patito feo que acabaría casándose con el cisne. Tru­ffaut y Chabrol entrevistaron al director británico que logró hechizarlos con el ingenio y la profundidad de sus comentarios.

“En los años 50 y 60, Hitchcock se encontraba en la cima de su creatividad y de su éxito… Ese éxito y esa popularidad, la crítica americana y europea iba a hacérselo pagar examinando su trabajo con condescendencia, denigrando un filme tras otro”, dice Truffaut en el prólogo de su libro en el que, conteniendo la proverbial pedantería premiosa de la cinefilia gala, dirige al Mago buenas preguntas e interesantes reflexiones.

Hitchcock, halagado por el interés del cineasta que asombró al mundo con Los cuatrocientos golpes (1959), accedió a dedicarle muchas horas de su tiempo en las oficinas de la Universal en Los Angeles, ocho años después del encuentro europeo.

El director, a sus 63 años, se muestra como lo que es: un animal de cine con un instinto portentoso, un ex­celente director de actrices, un romántico confeso y sin remedio, un tramposo genial capaz de manejar la inteligencia emocional del espectador con recursos deslum­brantes.

Y, además, un hombre muy pero que muy inteligente, consciente de que el joven cineasta francés de 30 años, antes discípulo predilecto de André Bazin como crítico de cine en Cahiers du Cinéma, podía publicar un libro que diese fe de la talla de un realizador de enorme fama entre el público pero no especialmente valorado por los intelectuales que empezaban a construir la teoría del cine, como arte que iba a desembarcar en los años 70 del siglo XX en las universidades de todo el mundo.

La receta para sentir la necesidad de ir a comprar este libro es volver a extasiarse ante el buceo de la cámara que busca la llave de la bodega en la mano de la más bella Ingrid Bergman. Claude Rains y Cary Grant tuvieron buena parte de culpa. La joya se llama Encadenados (Notorius, 1951).

El excelente documental Hitchcock / Truffaut, estrenado en 2016, es un excelente complemento a un libro cu­yo intererés crece exponencialmente cuando se va conociendo de cerca la filmografía del director de Con la muerte en los talones.

El cine según Hitchcock. Françoise Truffaut. Alianza Editorial.
Madrid (2010). 416 páginas. 14,20 €

No hay comentarios