· Detrás de este mundo helado, de paisajes inmacu­la­dos, de trajes coloridos, de banderas y muebles im­pregnadas de ornamentos noruegos están años de trabajo y estudio.

En estos últimos años, Disney ha resurgido de sus cenizas con ca­da película estrenada. John Lasseter, movido por las his­torias de Disney que de joven le lle­varon a estudiar en la escuela Cal Arts, y viendo que su fuente de inspiración estaba perdiendo espectadores, asumió la dirección creativa del estudio en 2007.

Frozen. El reino del hieloEn 2010, Tarantino afirmó que una de sus pelí­cu­las favoritas de ese año era Enredados (Nathan Gre­no y Byron Howard, 2010), filme que inició es­ta nueva etapa del clásico estudio de animación. Des­pués vendrían cintas como ¡Rompe Ralph! (Rich Moo­re, 2012) o Big Hero 6 (Don Hall y Chris Williams, 2014), la primera sobre el mundo del video­jue­go y la segunda sobre robótica, inspirada en el man­ga japonés. Estas películas suponen no solo la rup­tura del cuento clásico propio de Disney, sino que trasladan a la cultura popular y al gran público sec­tores considerados de minorías.

Frozen. El reino del hielo (Chris Buck y Jennifer Lee, 2013), a pe­sar de partir del clásico cuento de Hans Christian An­dersen, La Reina de las Nieves, cuenta también con novedades, tanto narrativas como técnicas, que no se habían visto anteriormente en la factoría Disney. El más evidente, existen dos protagonistas: El­sa y Anna, que son princesas y son hermanas. El prín­cipe azul no está sujeto al estereotipo clásico de hombre encantador que salva a la princesa y el te­ma principal no es la lucha del bien contra el mal, si­no el sacrificio que lleva el amor en la familia.

Frozen. El reino del hieloEsto, entre otras cosas, ha supuesto que niñas de to­do el mundo hayan podido elegir entre dos princesas, quién de los dos personajes les gusta más. Es­to se traduce en tres años de compras navideñas, de Halloween y de cumpleaños; no solo de merchandising y disfraces de la película, también en fies­tas temáticas, peinados e incluso el mundo de la repostería (una pastelería del barrio neoyorquino de Tribeca aseguraba que nunca había vendido tantas tartas temáticas como de Frozen). Firmas de mo­da como Elie Saab o la marca de trajes de novia Al­fred Angelo se han inspirado directamente en el atuen­do del personaje de Elsa.

Detrás de este mundo helado, de paisajes inmacu­la­dos, de trajes coloridos, de banderas y muebles im­pregnadas de ornamentos noruegos están años de trabajo y estudio. El director de arte Michael Giai­mo contó con el talento de la diseñadora Jean Gill­more, quien había trabajado en diseño de personajes durante diez años. Esta película supuso un re­to, pues como ella misma explica: “Con la animación CG (animación generada por ordenador) todos los trajes que se construyen y son manipulados por or­denador tienen que tener una cierta lógica, tienen que parecer reales; de lo contrario se convierten en una distracción para la actuación del per­sonaje virtual. Si no se diseñan adecuadamente las texturas y la animación, las prendas tienen una ca­lidad plástica, como hecho de caucho o plástico, e incluso a veces del mismo material que el personaje. Esto no es aceptable para el ojo y cerebro humano, ya que se produce una desconexión”.

Frozen. El reino del hieloSu gusto por la historia del traje e indumentaria ét­nica llevaron a la diseñadora a un estudio y traba­jo que empezó con un viaje de equipo a Noruega. Allí recogieron material sobre la arquitectura del nor­te de Europa, fotos, recortes y piezas de telas tra­dicionales escandinavas e información sobre indumentaria tradicional y el rosemaling (técnica de pin­tura decorativa propia de zonas rurales de No­rue­ga que se dio durante finales del siglo XVIII y prin­cipios del XIX. Consiste principalmente en el di­bujo de flores y plantas y se utiliza en muebles, ob­jetos y bordados de trajes populares). Este proce­so fue el origen del estilo de Arendelle, el pequeño rei­no en el que se desarrolla la historia, que es conge­lado por Elsa. Las habitaciones de ambas hermanas, paredes, suelos, estandartes de palacio, mue­bles, puertas y demás objetos como joyas, vajillas, uniformes y capas están decorados con motivos flo­rales de la cultura noruega, principalmente con la flor del azafrán, flor que eligió el equipo como es­cudo del reino por ser símbolo de renacimiento y de la primavera.

Frozen. El reino del hieloSi en Enredados se desarrolló un software especial que ani­maba pelo a pelo la gran cabellera de Rapunzel, en esta ocasión un programa diseñó más de mil co­pos de nieve y diversos materiales que se ajustaran al nivel de detalle exigido por las distintas telas co­mo terciopelo, gamuza, lino, lana y bordados e incluso lentejuelas y cuentas. Gillmore se inspiró en tra­jes típicos de la Noruega del XIX junto con silue­tas de trajes populares de la Europa occidental. A es­to le añadió unos tintes fantásticos.

El vestuario de las dos princesas fue un bonito y ar­duo trabajo de un equipo liderado por Gillmore y Giaimo.

Éste realizó un estudio de la figura de Anna, un per­sonaje que tiene en su personalidad su punto fuer­te, ya que, al contrario de su hermana, no tiene po­deres sobrenaturales. Para remarcar su condición de princesa se utilizaron colores brillantes y telas ele­gantes para el traje de viaje como el terciopelo. Así, la capa es de un color magenta y su falda azul es­tá decorada con los motivos florales propios de la téc­nica del rosemaling. Para dar equilibrio al perso­na­je y que contrastara bien con los paisajes nevados se utilizó el negro para las botas y el chaleco, también decorado con el patrón floral.

Frozen. El reino del hieloEn las escenas en las que Anna es una niña, se uti­lizaron tonos verdes campestres, como el verde oli­vo, y amarillos, color del sol, para remarcar el carácter alegre y natural de la chica. Esto ocurre también en la escena de la coronación; sin embargo, cuan­do ha de salir de viaje, sus colores cambian y acom­pañan al proceso de maduración del personaje.

Elsa es una figura reprimida y miedosa. Desde ni­ña, el color que predomina, tanto en su habitación co­mo en su vestuario, es el azul y los tonos fríos. El personaje de Elsa fue el que más trabajo lle­vó, no solo por los miles de cristales que forman su tra­je de hielo, sino porque en un primer boceto del guion era la malvada. Alguien del estudio propuso el lazo fraternal entre ambas princesas y a par­tir de ahí se desarrolló un nuevo giro de guion y, con ello, un estilo diferente en su atuendo. Otro as­pec­to que llevó a un trabajo más exhaustivo del personaje es que en un principio se basaron en ropajes del siglo XVII, pero finalmente se decantaron por am­bientar la historia alrededor del año 1840, por lo que el cambio de vestuario afectó de manera con­siderable.

Desde niñas vemos el contraste de colores en la ves­timenta de las dos princesas. Una vez que se ha­cen adultas, a esa diferencia de color se añade una di­ferencia de formas, siendo el vestuario de Elsa más recatado, sin dejar nada de su cuerpo a la vista.

Frozen. El reino del hieloOtra de las peculiaridades de Frozen es que el personaje masculino fue el más costoso a la hora de di­señar su vestuario, lo que no suele ocurrir ya que el personaje femenino es el que más trabajo de dibujo y movimientos suele llevar. Para los ropajes de Kris­toff, el hombre solitario y vendedor de hielo, se uti­lizaron telas más toscas y duras que contrastan con las pulidas y delicadas prendas del conjunto de via­je de Anna. Para elaborar el vestuario del joven se inspira­ron directamente en el traje del pueblo la­pón teniendo en cuenta su aspecto desaliñado, su oficio y su personalidad de hombre solitario dan­do, de es­te modo, un aspecto bonachón y amable al persona­je.

Al estudio de las telas, estampados y técnicas decorativas se une el paisaje nevado de Arendelle. Giai­mo tenía muy claro la paleta de colores que que­ría, partiendo del blanco inmaculado. Tomando de referencia las dunas de Lawrence de Arabia (Da­vid Lean, 1962) y los bosques de la película La Be­lla Durmiente (Cyde Geronimi, 1959) de Disney, y uti­lizando naranjas, magentas para los atardeceres y azules para la animación del hielo y la nieve se fue creando un mundo que acompañaba a la perfec­ción esos vestidos coloridos propios de la tradición del norte de Europa. Lasseter insistió en viajar con un equipo a un hotel situado en Canadá en el que era todo de hielo. A partir de esa estructura se rea­li­zó un estudio de luces y de reflejos que servirían pa­ra el diseño del palacio de cristal de Elsa.

estilo_frozen9La historia del filme, la técnica y las nuevas tecnologías han hecho de Frozen una película de animación en la que el tratamiento de telas y el diseño de su vestuario haya tenido su propio departamen­to y no integrado dentro del diseño de personajes, co­mo viene siendo habitual en este tipo de cintas. Do­cumentación, estudio de telas, tejidos, tradición po­pular, artes decorativas y nuevas tecnologías se unen en esta película para vestir a sus personajes de la manera más real, más acorde a su personalidad y más bella posible.

No hay comentarios