Adiós pequeña, adiós

0
297
adios pequeña

Dirección: Ben Affleck Guión: B. Affleck, Aaron Stockard Fotografía: John Toll Montaje: William Goldenberg Intérpretes: Casey Affleck, Michelle Monaghan, Morgan Freeman, Ed Harris, John Ashton Duración: 114 m. Público adecuado: Adultos Distribuidora: Buena Vista

EE.UU., 2007. Estreno en España: 31.10.2007

Notable debut

El escritor norteamericano Dennis Lehane obtuvo reconocimiento internacional gracias a la adaptación cinematográfica que Clint Eastwood hizo de una de sus novelas, Mystic River.

No obstante, lo mejor de su obra es la serie de novelas protagonizada por una pareja de detectives que trabajan en el barrio de Dorchester, en Boston. La cuarta entrega de esta saga ha sido elegida por el hasta ahora actor y guionista Ben Affleck para su debut como director. Adiós pequeña, adiós trata, en principio, sobre la desaparición de una niña de cuatro años y la subsiguiente investigación de los detectives privados Patrick Kenzie y Angie Genarro, en colaboración con la policía.

Affleck parece sentirse cómodo detrás de la cámara y retrata el barrio de Boston con una cercanía y detalle sobresalientes. Con una planificación sencilla y directa, muy usada en el mejor cine independiente estadounidense, el director desgrana los problemas de las calles de Dorchester y se hace una serie de reflexiones éticas, para nada superficiales.

El primer arco narrativo se construye hasta el mínimo detalle, con calma y esmero, para sacarle el máximo rendimiento en el segundo tra­mo del metraje. Affleck vuelve a demostrar sus dotes como guionista avezado -como ya hiciera en El indomable Will Hunting– en compa­ñía de su amigo Aaron Stockard, que también participó en aquel proyecto en calidad de asistente de producción.

Aunque la película adolece de los típicos problemas de una opera prima (con un len­­guaje cinematográfico clásico y carente  de riesgos o retos), es muy notable el ritmo que Affleck consigue imprimirle. Tam­bién sobresale el logrado retrato de unos personajes con peso interior en un escenario lleno de interés humano y social.

Desde la trama, lo que empieza como un caso sin resolver similar al de Madelei­ne, incrementado por el enorme parecido de ambas niñas, termina convirtiéndose en la exploración del posicionamiento ético en un mundo corrupto y estancado.

Cassey Affleck (el cobarde Ford en El asesinato de Jesse James) lleva el peso de esta reflexión junto a la actriz Michelle Monaghan (Misión imposible 3, Constan­ti­ne). El hermano del director maneja hábilmente las exigencias de su personaje, a pesar de que su físico podría haber jugado en su contra por su aspecto de “chico bueno”. Con todo, cumple su papel y planta cara a actores de la talla de Ed Harris y Morgan Freeman.

Buen debut por tanto de Ben Affleck, que juega con inteligencia sus cartas y sa­le airoso de una partida compleja y delicada.