Inicio Películas Baby Driver

Baby Driver

Con un reparto lleno de rostros más que conocidos, Edgar Wright agita y sirve con descaro un refrescante cocktail de humor, acción violenta y ternura

699
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (2 votos. PUNTUACIÓN de usuarios: 3,50 sobre 5)
Cargando…
portada
Baby Driver

· El humor lo permea todo, pero sutilmente, se trata de una comedia muy seria o de una película de acción teñida de humor, un humor ligeramente absurdo.

Un buen combinado veraniego

Baby es un joven de aspecto adolescente y con aire de autista; siempre lleva gafas de sol y auriculares con los que no deja de escuchar música un solo instante; vive en su mundo y apenas habla; pero es muy inteligente y, aunque no lo parece, no pierde un detalle de lo que ocurre a su alrededor. Es un conductor excelente y trabaja para un hombre misterioso que organiza atracos, perfectamente planificados, cuyo elemento común es una genial fuga con Baby al volante. A pesar de todo, Baby no parece un chico malo, en realidad está deseando dejar ese trabajo; mientras tanto cuida con atención y cariño de un anciano discapacitado, y acaba de conocer a una joven que podría convertirse en su esposa. Nada más comenzar la la película anuncia un inmediato final con happy-end, cosa que, por supuesto, no va a suceder.

Baby Driver
Jamie Foxx y Jon Hamm son dos tipos duros en Baby Driver (2017)

El británico Edgar Wright, que tiene en su haber dos interesantes -pero no bien terminadas- comedias con mucha acción (Zombies Party, Arma fatal), ambas con un excelente Simon Pegg, logra en esta ocasión que su cocktail de elementos dispares funcione, y lo hace de un modo extraordinario: acción violenta, emulando a Tarantino, sin hacerse desagradable, y acción pura, dinámica, al ritmo de la música. El humor lo permea todo, pero sutilmente, se trata de una comedia muy seria o de una película de acción teñida de humor, un humor ligeramente absurdo, que de vez en cuando gira hacia la ternura. Y esta ternura no afecta solo al romance, sino que se transmite a otros importantes elementos en la vida de Baby: su padre adoptivo, su jefe, o incluso algunos de sus compañeros de trabajo.

Baby Driver es, en definitiva, una lograda mezcla en la que se dan cita géneros y modas: atracos y tiroteos, persecuciones, romance, héroes juveniles, y todo ello vertebrado por una espectacular banda sonora que marca -literalmente- el ritmo de la narración.

Reseña Panorama
s
Compartir
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.