Martes, junio 27, 2017
Celda 211

Celda 211

Aplausos en Venecia y Toronto para Luis Tosar, que consigue en esta cinta grabar a fuego dos palabras: Mala Madre

326
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (Realiza el primer voto)
Loading...Loading...
portada

· Adapta una novela homónima de Francisco Pérez Gandul con una temáti­ca pocas veces tratada tanto en la literatu­ra como en el cine español.

Drama carcelario

Daniel Monzón (El corazón del guerrero, La caja Kovak, El robo más grande jamás con­tado) vuelve a contar con Jorge Gue­rri­cae­chevarría (Los crímenes de Oxford, La ca­ja Kovak, El robo más grande jamás conta­do) para adaptar una novela homónima de Francisco Pérez Gandul con una temáti­ca pocas veces tratada tanto en la literatu­ra como en el cine español.

Luis Tosar es Mala Madre, un violento re­cluso que encabeza un motín en una prisión de Zamora. El hasta ahora desconocido Al­berto Ammann, al que el año que viene ve­remos como protagonista absoluto de Lo­pe, interpreta a un funcionario que, metido de lleno en el motín, tendrá que hacerse pa­sar por uno de los presos.

El propio Tosar reconoció que para su per­sonaje se inspiró en Billy “El carnicero”, pa­pel que interpretó Daniel Day-Lewis en Gangs of New York (2002). Si en dicha cinta las mejores escenas eran las del ac­tor inglés, aquí ocurre lo mismo con Luis To­sar, que entrega una interpretación que mag­netiza desde la primera escena. Ade­más, los que hayan seguido un poco su filmo­grafía valorarán el cambio de registro de voz que ha conseguido. Es el personaje de To­sar el principal “culpable” de los elogios que la película ha recibido tanto en el Fes­ti­val de Venecia como en el de Toronto.

No ocurre lo mismo con el personaje de An­tonio Resines; aunque tiene un papel cla­ve en la historia, acaba resultando irriso­rio por exagerado. El concienzudo trabajo rea­lizado en el proceso de casting se nota en la elección de unos secundarios bastante convincentes.

Además de la fuerza de Tosar, Celda 211 cuen­ta con un arranque bien planteado, con un mon­taje paralelo que muestra el inicio del mo­tín. Sin embargo, a la película le cues­ta mantener el ritmo de la historia y aca­ba ca­yendo en una estructura muy li­neal que no le viene bien a esta cinta que prometía más.

Compartir

No hay comentarios