Inicio Películas Cita a ciegas con la vida

Cita a ciegas con la vida

El alemán Saliya Kahawatte coescribe su propia historia, que, si no estuviera basada en la pura realidad, no se le ocurriría a nadie

608
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (2 votos. PUNTUACIÓN de usuarios: 2,50 sobre 5)
Cargando…
portada
Cita a ciegas con la vida

· El peso de la historia reside en la pareja Saliya/Max, que han sido descritos como opuestos, un chico de origen modesto, bajito, moreno y muy formal frente a un rubio, larguirucho, informal y gamberro.

Canto al esfuerzo y a la amistad

Cita a ciegas con la vida cuenta una historia que, si no fuera cierta, no se le ocurriría a nadie: Saliya Kahawatte, hijo de un emigrante cingalés y de una alemana, a punto de terminar el bachillerato y con la ilusión de hacer carrera en el mundo de la hostelería, pierde la vista casi al completo -tiene una capacidad visual del 5%- y con ello las posibilidades de realizar su sueño. Sin dejarse desanimar, logra terminar brillantemente el bachillerato, utilizando al máximo sus otros sentidos, la memoria y el oído principalmente; luego, ocultando su discapacidad que le cerraría las puertas, es aceptado en la escuela de uno de los principales hoteles de Munich. A partir de ese momento comienza la comedia, de cómo logra desenvolverse con la ayuda de Max, un amigo bastante gamberro, compañero de estudios de hostelería.

El Saliya Kahawatte original es uno de los guionistas de la historia, el realizador es Marc Rothemund, veterano director que fue candidato al Oscar por Sophie Scholl. El resultado es una película agradable que ha conseguido medio millón de espectadores en su país. Cabe decir que el título de comedia romántica, sin ser erróneo, es inexacto. La comedia romántica tiene sus reglas y no es lo que esta cinta ofrece: un inicio dramático que tiene un giro brusco hacia la farsa, pero se mantiene dentro de los límites de lo verosímil, para ello estamos ante una historia real.

Cita a ciegas con la vida
Marc Rothemund dirige Cita a ciegas con la vida (Mein Blind Date mit dem Leben, 2017)

El peso de la historia reside en la pareja Saliya/Max, que han sido descritos como opuestos, un chico de origen modesto, bajito, moreno y muy formal frente a un rubio, larguirucho, informal y gamberro. Se trata de una exageración de los guionistas que funciona la mayor parte del tiempo; los dos actores hacen un buen trabajo, y suplen los fallos de guion a la hora de saltar bruscamente del drama a la comedia y a la hora de hacer creíbles unas increíbles exageraciones.

Conviene decir también que la manera muy teutónica de plantear introducción, nudo y desenlace puede hacer que los 111 minutos resulten demasiados a los incondicionales de la comedia hispana o norteamericana. Es un detalle menor que se acepta de buena gana ante la bondad de la obra, un canto a la amistad, a la solidaridad, a la familia y a los amigos, y al esfuerzo.

Reseña Panorama
s
Compartir
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.