El Francotirador [8]

6
1276

Eastwood da una lección de poderío narrativo y de honradez en una película sobre un tirador de los SEALs.

8Director: Clint Eastwood Guión: Jason Hall Fotografía: Tom Stern Montaje: Joel Cox, Gary D. Roach Música: Clint Eastwood, Ennio Morricone Intérpretes: Bradley Cooper, Sienna Miller, Luke Grimes, Jake McDorman, Kyle Gallner 

Duración: 132 min. Distribuidora: Warner Público adecuado: +16 años (VSD)

American Sniper. USA, 2014. Estreno: 20/02/2015

Un narrador con mucho oficio

Eastwood tiene 84 años, y afrontar con esa edad una película como la que nos ocupa tiene dificultades evidentes. Por explicarlo con sencillez y brevedad, es mucho más “fácil” -desde el punto de vista del trabajo de un director que maneja la preproducción, producción y posproducción de una película- hacer Gran Torino. Y he escrito fácil entre comillas, porque Gran Torino es una obra maestra y El Francotirador no lo es.

El Francotiradormás allá del tema, de la historia y el tratamiento, de los que me ocuparé en breve, me llama poderosamente la atención por el talento que conserva Eastwood, por el instinto narrativo que tiene este tipo al que muchos llaman uno de los grandes directores-autores vivos del cine americano.

La película gustará más o menos pero, a mi juicio, no se le pueden poner pegatinas de facilona, patriotera, propagandística, comercial, etc, etc. Bueno, poder, poder, se pueden decir esa y otras muchas sandeces que proceden de prejuicios inamovibles y del escaso conocimiento del lenguaje cinematográfico, de la historia, del ejercito y de su dependencia del poder político.

American Sniper es eso, la historia de un americano con un rifle, un tirador de élite. Un tipo que cumple órdenes y que han entrenado para hacerlo. Así de simple y así de complejo. Y es tremendamente honesto (e interesante) lo que hace el viejo Eastwood. Se pega al personaje respetando su ser, su idiosincrasia, su modo de vida.

Estados Unidos no es España. Un americano de Texas es un americano de Texas. En Estados Unidos, ser militar no es algo que haya que ocultar, más bien todo lo contrario. Estados Unidos ha enviado miles de militares a la muerte para que muchos antimilitaristas europeos de margarita en la solapa puedan tomarse su whisky Jack Daniel’s mientras rajan de los paletos fachas americanos y sus delirios imperiales… esos fachas delirantes y paletos que liberaron por dos veces en 30 años una ridícula y sofisticada Francia con millones de cobardes y un ejercito claudicante de chichinabo… esa Francia de Hollande y de Chirac que celebra Normandía como una victoria de la gloriosa resistencia francesa…

No divago, simplemente contextualizo. Estados Unidos, el gobierno americano comete muchos errores y yo soy el primero que los ve y los rechaza. En Estados Unidos, como en cualquier país, hay gente que piensa de manera distinta sobre la política exterior y sobre las decisiones del Pentágono.

Pero cuando hay soldados desplegados, los americanos han aprendido a amar su bandera, su honor, su país, sus militares. Y yo les envidio por eso, quizás más, porque vivo en un país ruín y miserable donde por desgracia es frecuente encontrase con personas que asocian los sentimientos anteriores con ese calificativo ridículo, ruin, estúpido: facha, reaccionario.

La sabiduría de un veterano

Eastwood sabe todo eso y se descuelga con una película de una honestidad sencillamente brutal. Chris Kyle no es Platón y Aquiles, según le pilles. No. Es un tipo rudo, poco  dado a filosofar, que con 30 años decide ingresar en un cuerpo de élite. Un militar entrenado concienzudamente que no se plantea tres veces diarias las grandes cuestiones existenciales del ser humano, ni lee a Sartre en los descansos.

Kyle tiene una  misión y la cumple, tiene unos códigos y los respeta, tiene una motivación y procura conservarla. Irak es un callejón sin salida, como lo es Afganistán. Hagas lo que hagas se van a seguir despedazando. Aquello es un marrón y lo seguirá siendo, con “cruzados” o sin ellos.

Con ese contexto, Eastwood cuenta una historia real y lo hace con un aplomo admirable, con una honestidad llamativa. Quien espere una película entretenida no la encontrará. Eastwood no construye el retrato de un héroe. Eso hubiera sido lo fácil. Cuenta simplemente (y no es fácil hacerlo) que una guerra es terrible, que en una guerra nadie sale indemne, que cuando te vas 6-9 meses a un fuerte y sales todos los días a matar gente, cuando vuelves a casa te encuentras hecho un lío y necesitas tiempo.

El cine cuenta historias y le pedimos que sean interesantes y que nos las cuente bien. El Francotirador acusa la edad de Eastwood porque no termina de llegar al pulso que tienen sus mejores obras. Pero es una película sólida como ella sola, con un Cooper formidable y un acabado impecable, con una fotografía muy inteligente y la música del propio Eastwood y Morricone que se pega al cuello de un hombre que cumple órdenes e intenta no perder la cordura en un mundo desquiciado.

Un mundo, donde cuando nuestra seguridad está amenazada (mi mujer, mi hijo, mi casa, mi trabajo), nos encanta que los tiradores de élite acierten, y acierten a la primera, y sin daños colaterales.

Alberto Fijo

6 Comentarios

  1. “que liberaron por dos veces en 30 años una ridícula y sofisticada Francia con millones de cobardes y un ejercito claudicante de chichinabo…” Alberto, aunque estoy de acuerdo en el fondo de lo que dices y más aún en lo de “Normandía como una victoria de la gloriosa resistencia francesa” debo “contextualizar” que no se puede igualar ambas guerras mundiales .En la 1ªGM Francia soportó heroicamente el peso de los combates, y la cinematografía se ha encargado de sobredimensionar la intervención USA. Tampoco estoy muy de acuerdo en su desinteresado afán liberador. Bombardearon Europa sin piedad y a menudo sin razones militares que lo justificasen( remember Montecassino o DRESDE)y dejaron a media Europa en manos peores que las anteriores .Patton murió muy oportunamente cuando se mostró demasiado anti-soviético

    • Gracias, Javier, tu comentario me parece muy interesante y ciertamente hay diferencia de la I a la II. Creo que entiendes perfectamente lo que quería decir. Saludos cordiales, Alberto

  2. En mi opinión, la estructura del guión (misión-regreso, misión-regreso) la hace algo repetitiva y hace que acabes pidiendo un poco la hora. Lo que no termino de ver, por ningún lado, es esa película panfletaria y probélica que muchos han descrito (muestra una guerra ‘fea’, sucia, lenta, con acción casi sin acción… y los niños). Me parece coherente con la obra más reciente de Eastwood: muestra a un tipo con ideales férreos, sí, pero que también duda y sufre. Hay otra historia que se ve y no se cuenta, pero se intuye: la de los francotiradores del otro lado, que podría dar, salvando las distancias, para un reverso tipo Banderas-Iwo Jima. Y sorprendentes tanto Bradley Cooper como Sienna Miller. No es un Clint redondo, vale, pero muy notable. Abrazo fuerte, Alberto.

  3. Pues a mí me ha parecido una crítica excelente a la película, a su entorno y al “como” hay que entenderla.
    Me parece bien también la lectura global y valiente que se hace de países como los EEUU (que tampoco entiendo a veces), frente a posicionamientos demasiado conformistas a nivel Europeo. Al menos ellos parecen coherentes en lo que defienden.
    Por último, una crítica puede ir gustar más o menos, puede reflejar lo que uno piensa o no; pero lo que se agradece es que sea valiente, sin tapujos. Por eso la firma alguien….un saludo

Comments are closed.