El ilusionista

0
575
El ilusionista
El ilusionista

Chomet anima un guión de Tati con gran sensibilidad y un amor evidente por la obra del genio.

L’ILLUSIONNISTE, 2010 País: Francia/Reino Unido Dirección: Sylvain Chomet Guión: Jacques Tati Música: S. Chomet Dirección artística: Bjarne Hansen Producción: Sally Chomet, Bob Last 80 m. +12 años Distribuidora: Sherlock Estreno: 7.10.2011 

Hulot redivivo

Mi tío es una de las películas más sorpren­dentes que recuerdo. Hay en esa obra maes­tra una mirada sobre el ser humano y so­bre el mundo, siempre debatiéndose entre las ventajas y los inconvenientes de la mo­dernidad y la tradición, que es muy com­prensible que haya hechizado a generacio­nes de espectadores.

El ilusionista pone en dibujo animado un guión inédito de Jacques Tati escrito en 1956. La historia es sencilla, como todo el ci­ne de Tati, que tiene la sencillez de lo que es tremendamente arduo de conseguir. Cho­met ha sabido leer la lírica del maestro, un enamorado del cine de Keaton, que no ne­cesita diálogos para contar historias de una intensidad arrolladora que exigen del es­pectador un pacto de ingenuidad.

Para amar Las vacaciones de Mr. Hulot (1953) o Play time (1967) hay que quitarse de encima la superestructura y volver a ser un niño curioso.

El ilusionista es una historia protagoniza­da por el propio Tati, no por su personaje, aunque Tati sea irremediablemente Hu­lot. Y es ese dato el que proporciona un toque trágico, aunque nunca desoladoramente amargo, a esta remembranza de los comien­zos de Tati en el mundo del espectácu­lo como mimo, gimnasta y payaso.

Chomet no sólo acierta en el diseño de per­sonajes sino en el tempo, en el espíritu de esa historia de amistad entre el viejo cómi­co de vuelta y la jovencita de ida. La pelí­cula, bellamente ilustrada, tiene el humor, la poesía, el reproche en voz baja y en tono se­reno de ese genio fallecido en 1982 llama­do Jacques Tatischeff, uno de los genera­dores más potentes de ilusión con los que ha contado el cine.
El problema de El ilusionista es muy senci­llo de explicar, pero me ha costado una no­che de sueño y un desayuno con huevos fri­tos para descubrirlo: el cine de Tati es muy humano y necesita personas que lo inter­preten. En dibujo animado pierde un mon­tón. Me basta el ejemplo de la memora­ble Señora Arpel de Mi tío.

Reseña Panorama
w
Compartir
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor