Domingo, abril 30, 2017
El Sr. Henri comparte piso

El Sr. Henri comparte piso

Ivan Calbérac adapta su obra de teatro homónima y cuenta una historia que hemos visto muchas veces en el cine francés

685
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (Realiza el primer voto)
Loading...Loading...
portada
El Sr. Henri comparte piso

· El veterano Claude Brasseur y la estrella ascendente Noemie Schmidt ofrecen un delicioso divertimento del que solo hay que lamentar que sea superficial.

Una pareja con química

Constance deja Orleans y se va a estudiar a París. Como hay escasez de pisos para estudiantes, busca una habitación asequible y termina en la casa de Henri, un viejo gruñón, viudo, cuyo hijo único ha puesto un anuncio en el periódico para que su padre no esté solo. Henri no deseaba compañía y acepta a Constance a regañadientes, sin saber que la joven terminará influyendo en su vida.

Ivan Calbérac adapta su obra de teatro homónima y cuenta una historia que hemos visto muchas veces en el cine francés, el enfrentamiento entre un viejo gruñón y un/a joven (recuerden El viejo y el niño, con Philippe Noiret, La chica de París o -en versión contraria- Mis tardes con Margarita). En el caso presente se trata del veterano Claude Brasseur y de la estrella ascendente Noemie Schmidt, que ofrecen un delicioso divertimento del que solo hay que lamentar que sea superficial.

Las dos cualidades definen a El Sr. Henri comparte piso, es una delicia ver a esa pareja en pantalla hablando de todo y de nada, también de cosas que importan; desde los problemas de vivienda en la gran urbe, a la importancia de la familia y los amigos; del respeto a los mayores y de atreverse a seguir un sueño, de no temer el fracaso, aunque haya fracasos. Entre medias aparecen el hijo de Henri y su mujer, a los que él no soporta, que cumplen la función de apoyar a los dos protagonistas, pero cuyos papeles y su trama no han sido cuidados. Ellos y aquella quedan deslucidos ante la pareja SchmidtBrasseur, entre quienes hay auténtica química. Ellos logran que una comedia sin importancia sea un plato superficial, pero agradable.

Compartir
Historiador y filólogo. Escritor

No hay comentarios