Argo

0
292



Affleck deja las calles de su querido Boston, para contar una historia real sobre la intrépida diplomacia norteamericana en Oriente Medio.

 Ben Affleck   Chris Terrio   Rodrigo Prieto  William Goldenberg   Alexandre Desplat   Ben Affleck, Bryan Cranston, Alan Arkin, John Goodman   Warner   120 minutos  Mayores de 16 años

EE.UU. 2012. Estreno: 26/10/2012

 

De Boston a Teherán

Lo aviso antes que nada: prohibido perderse los pri­meros minutos de la película. En un prólogo muy eficaz, Ben Affleck nos cuenta qué sucedió en Irán para que en 1979 las embajadas norteamericanas fuesen cercadas. Esta introducción nos me­te de lleno en una historia que, si no fuese real, sería increíble. El plan que el Gobierno de los Estados Unidos ideó para entrar en la zona del con­flicto parece sacado de La guerra de Charly Wil­son. Esta vez no habría helicópteros bombardeando, sino un grupo de diplomáticos simulando bus­car exteriores para el rodaje de una película de ciencia-ficción en pleno Oriente Medio.

El cada vez mejor actor Ben Affleck sigue demostrando un enorme talento a la hora de dirigir. Des­pués de mostrar una madurez envidiable en el thri­ller con dos películas (Adiós pequeña, adiós y The town), cambia de registro con un look setentero muy marcado en el maquillaje, el vestuario, la fotografía de Rodrigo Prieto y la música de Ale­xandre Desplat.

Argo recuerda a películas como Chacal o Todos los hombres del presidente, procurando ser un fil­me testimonial sobre la importancia de la labor di­plomática norteamericana.

La relación con el mundo del cine de la época es­tá muy lograda y supone la primera incursión de Affleck en el terreno de la comedia. La divertida pareja Alan ArkinJohn Goodman se lo po­ne fácil logrando gags metacinematográficos muy con­seguidos. Quizás, en algún momento, se echa de menos algo más de emoción, pero la película es amena y se sigue bien de principio a fin.

Se agradece mucho la huida de tópicos y la fal­ta de prejuicios del director que no retrata a Irán y Estados Unidos como el Bien y el Mal abso­lu­tos. Ambos países tienen sus luces y sus sombras, las que fabula un cine inteligente y muy bien documentado que transmite veracidad en ca­da fo­to­gra­­ma.

Además, Argo llega en un momento muy oportuno con algunas embajadas norteamericanas otra vez cercadas e incluso asaltadas… y la declaración del gobierno iraní de no volver a presentar pelícu­las a la Academia de Hollywood, pocos meses después de que Nader y Simin, una separación se lle­vara el Oscar a la mejor película en lengua no in­glesa.

Claudio Sánchez

Web oficial de la película

No hay comentarios