La noche más oscura

0
813
Jessica Chastain en La noche más oscura

Bigelow vuelve al cine bélico con una documentada y larguísima narración de la operación que terminó con la vida de Osama Bin Laden. ***½

Dirección: Kathryn Bigelow  Guión: Mark Boal  Fotografía: Greig Fraser  Montaje: William Goldenberg, Dylan Tichenor  Música: Alexandre Desplat  Intérpretes: Mark Strong, Jessica Chastain, Joel Edgerton, Scott Adkins, Chris Pratt, Jennifer Ehle, James Gandolfini  Distribuidora: Universal  Duración: 157 minutos  Público adecuado: Mayores de 18 años (V+)

EE.UU. (Zero dark thirty). 2012. Estreno: 4/1/2013.

Un documental de Oscar

La noche más oscura recrea ni más ni menos que la reconstrucción de la operación de caza y captura de Osama Bin Laden. El tema es apasionante, sobre todo teniendo en cuenta que el gobierno de los Estados Unidos le ha facilitado a Bigelow muchísima documentación, tanta que los republicanos acusaron a Obama de facilitar información clasificada. Luego resultó no ser para tanto pero, en todo caso, la cantidad de datos sobre la operación que maneja la película es abrumadora.

La cinta está narrada -de una forma bastante aséptica, por cierto- a partir de la figura de una ejecutiva de la CIA sumamente eficiente y empeñada en atrapar a Osama Bin Laden cueste lo que cueste. En este personaje, interpretado por una solvente Jessica Chastain, y su empeño por sacar adelante la operación empieza y termina cualquier desarrollo dramático. Habrá quien considere excesiva esta afirmación pero la realidad es que, a partir de un material de auténtico lujo, Bigelow ha construido un magnífico documental pero, personalmente no ha conseguido conmoverme lo más mínimo ni provocar otra sensación que no sea un saludable interés periodístico (cosa que no pasó con En tierra hostil donde recuerdo haber perdido las uñas mientras Jeremy Renner desactivaba bombas).

Quizás esta falta de dimensión emotiva viene porque todos sabemos como termina la cinta, o porque Bigelow está más interesada en mantener la narración de los hechos que en vigilar el ritmo o porque simplemente lo que le preocupa es hacer una reconstrucción histórica y los personajes son el decorado.

Lo escrito no significa que desprecie una película muy difícil de construir y complicadísima de rodar. No le resto valor a Bigelow que, consciente de lo bien que ma­neja la cámara, parece que no ha querido dejar na­da en la mesa de montaje. La película sobrepasa los 150 minutos de metraje y hay que esperar dos horas pa­ra entrar en la casa de Bin Laden.

No me voy a enfrentar a los críticos americanos, yo tam­bién premiaría a Bigelow, pero nunca en la categoría de drama. Ha rodado un magnífico documental. Una pieza que probablemente servirá para ilustrar un ca­pítulo de la historia del siglo XXI. Por eso sí merece un premio. Yo a una película le pido, no sé si más, pe­ro sí otra cosa.

No hay comentarios