Jueves, mayo 25, 2017
La chica desconocida

La chica desconocida

Como cada tres años, los hermanos Dardenne presentan su nuevo trabajo, que en esta ocasión no alcanza el nivel habitual

453
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (2 votos. PUNTUACIÓN de usuarios: 3,00 sobre 5)
Loading...Loading...
portada
La chica desconocida

· Los Dardenne mantienen su discurso social y su preocupación por los jóvenes. En esta cinta plantean el egoísmo y la indiferencia por la suerte de los demás.

Correcta, decepcionante

En un ambulatorio en una pequeña localidad cercana a Lieja, vemos a la joven doctora Davin atendiendo a los enfermos e instruyendo a su becario. Jenny Davin es una mujer ambiciosa, fría y eficiente. Al final de la jornada, una hora después del cierre, llaman a la puerta. Es tarde, no abre. Al día siguiente la policía le informa de que aquella llamada era una petición de auxilio de una joven africana, que apareció muerta poco después. La noticia la conmueve, y llena de remordimientos decide que debe hacer algo por la víctima, descubrir quién era.

Desde 1996 (La promesa), los hermanos Dardenne han realizado una película cada tres años, la mayoría notables o sobresalientes, con un puñado de premios entre los que se cuentan dos Palmas de Oro en Cannes. La chica desconocida, aunque temática y formalmente corresponde a una cinta 100% Dardenne, no está al nivel de las anteriores. La película tiene la puesta en escena característica de los belgas: pausada, comedida, con el tono de un documental. Todo lo que se muestra sabe a realidad, desde las sillas del ambulatorio y los propios pacientes hasta la cocina o ese adolescente que juega con su consola. También suenan auténticos los diálogos, lo que dicen y cómo lo dicen. La iluminación natural, el sonido ambiente, sin melodías de acompañamiento, la cámara pegada a su protagonista –Jenny Davin– sin dejarla un instante.

En cuanto a la temática, los Dardenne mantienen su discurso social y su preocupación por los jóvenes. En esta cinta plantean el egoísmo y la indiferencia por la suerte de los demás. El espectador acaba metido en las botas de la doctora Davin, siente su preocupación y remordimientos, y oye el mensaje de los cineastas… pero el retrato del personaje pasa bruscamente de la indiferencia a la máxima amabilidad. La psicología de Jenny, a pesar del excelente trabajo de Adele Haenel -estrella en alza en el cine francés-, nos resulta un misterio. La subtrama policial es sencillamente un error, las subtramas restantes no terminan de funcionar. La chica desconocida no es banal, es simplemente correcta, y por eso decepcionará a los seguidores de los cineastas belgas.

Compartir
Historiador y filólogo. Escritor

No hay comentarios