Sábado, Julio 22, 2017
La profesora

La profesora

Notable película del checo Jan Hrebejk que se inspira en Doce hombres sin piedad o en 12, la versión de Nikita Mikhalkov

537
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (1 votos. PUNTUACIÓN de usuarios: 3,00 sobre 5)
Cargando…
portada
La profesora

· Análisis realizado con la lucidez de quien tiene los acontecimientos muy próximos; análisis soportable en su crudeza por haber elegido un microcosmos placentero.

Control y terror

1983, Checoslovaquia. La película comienza con un plano fijo de la fachada del colegio, un cartel típico exalta al líder y habla de la paz. Luego vemos dos acciones paralelas en el instituto; una clase a la que llega una profesora nueva, se presenta e interroga a los alumnos: quiénes son y qué hacen sus padres; la segunda transcurre de noche, vemos llegar a unos señores, adivinamos que son los padres de los alumnos, hay mucha discreción, aprensión y secretismo. Los padres y algunos directivos del instituto se reúnen para hablar de la profesora y, si es necesario, tramitar una queja oficial: las notas de sus alumnos serían el pago a favores recibidos y no al esfuerzo realizado por los jóvenes. La directora no se atreve a enfrentarse a ella sin el apoyo de los padres, ya que es la presidenta del Partido Comunista local.

Un excelente montaje visual y sonoro alterna imágenes de las dos reuniones, mostrando en paralelo a los jóvenes y a sus progenitores, al compás de una excelente composición descriptiva al piano, obra de Michal Novinski. Durante cien minutos vamos a descubrir quién es y qué hace esta profesora; poco a poco, la primera impresión será muy matizada con pequeñas revelaciones que aportarán padres y alumnos.

La profesora
La profesora (Učiteľka, 2016), de Jan Hrebejk

La cinta tiene una composición inspirada en Doce hombres sin piedad, o mejor en 12, la versión de la misma que realizó Nikita Mikhalkov en 2007: cada acción de la profesora es reinterpretada a golpe de revelaciones que convencen, o no, al resto de los padres. Y hay oscuros intereses por medio. Más que una conducta individual, la escuela y sus protagonistas son una metáfora de la sociedad socialista de aquella época en la que el Partido Comunista y sus miembros, amparados en el miedo, controlaban a todo el mundo y prodigaban favores y anatemas de modo arbitrario, e imponían un muro de silencio en torno a sus actividades.

Análisis realizado con la lucidez de quien tiene los acontecimientos muy próximos; análisis soportable en su crudeza por haber elegido un microcosmos placentero como son unos padres interesados por la educación y futuro de sus hijos, y por el sentido del humor que impregna toda la cinta, como si de una comedia dramática se tratara. La escena final, a fuer de lógica y realista, arranca la carcajada y hace pensar.

Una excelente película entretenida o magistral, según el análisis que se le quiera hacer.

Compartir
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.

No hay comentarios