Los próximos tres días

0
452

El director de Crash realiza el remake americano de una película francesa llamada Pour elle con más golpes de efecto y menor eficacia. ** ½

The next three days, 2010 País: EE.UU./Francia Dirección y Guión: Paul Haggis Fotografía: Stéphane Fontaine Montaje: Jo Francis Música: Alberto Iglesias, Danny Elfman Intérpretes: Russell Crowe, Elizabeth Banks, Brian Dennehy, Lennie James, Olivia Wilde, Liam Neeson 117 m. +16 años (violencia, sexo incidental) Distribuidora: TriPictures Estreno: 5.1.2011 

Quijotadas

La vida de John Brennan transcurre de for­ma plácida hasta que su esposa, Lara, es arres­tada por asesinato. Después de tres años de condena, y tras la lucha de John por mantener unida a su familia, la resolución del juicio le lleva a enfrentarse a un pa­norama desolador. Profundamente conven­cido de la inocencia de su mujer, John ha­rá todo lo posible por volver a recuperar la felicidad que le han arrebatado.

El director y escritor Paul Haggis, conoci­do por títulos como Crash o En el valle de Elah, firma y orquesta un thriller que otorga protagonismo absoluto al actor australia­no Ru­ssell Crowe. Con Los tres próximos días Ha­ggis se interroga sobre la fe ciega, la leal­tad, la esperanza y la obstinación. Re­trato de un Quijote moderno -de hecho el pro­pio Crowe hará un análisis sobre el perso­naje a sus alumnos universitarios-, la pelí­cula reconstruye todo el proceso cimentado por el protagonista para sacar a su mujer de la cárcel.

Aunque el guión de Haggis está cuidado y pensado hasta el más mínimo detalle, e intenta dar verosimilitud a todas las acciones de su personaje central, el film resultan­te es a tramos tedioso y frío. La película no consigue emocionar y muchos de los di­lemas a los que se enfrenta su protagonis­ta terminan revelándose un tanto trampo­sos. Con una duración excesiva, Los tres pró­ximos días presenta un argumento sólido pero glacial, en el que no se corre ningún riesgo narrativo y todos los cabos se ex­plican meticulosamente, a veces de forma innecesaria.

El largometraje es un remake de la cinta fran­cesa Pour elle, estrenada en 2008. Aun­que la versión americana le debe mucho al ori­ginal, se empeña en explicar e insertar se­cuencias para otorgar una mayor compleji­dad al relato. Así, pasamos de la hora y me­dia que dura la francesa a las dos horas que presenta Haggis. El añadido de metraje no hace otra cosa que entorpecer la narra­ción, y la adición constante de nuevos ele­mentos tiene como consecuencia que to­do el plan armado por el profesor resulte más inverosímil. A ello se suma la elección del director de no desvelar hasta el final los en­tresijos del crimen, mientras que en la ori­ginal los hechos se explicaban en la prime­ra media hora, lo que hace que el estudio psicológico de las motivaciones del perso­naje funcione de maneras distin­tas en los dos largometrajes.

La necesidad de crear una historia grandi­locuente de grandes persecuciones y men­­tes criminales privilegiadas daña sobre­manera el resultado de Los tres próximos días, que aunque copia el esquema de la ori­ginal se muestra mucho menos coherente en todos sus planteamientos.

Laura Montero Plata