Pacific Rim

0
693

Del Toro no ha buscado ser original. Apuesta descaradamente por un filme de catástrofe grande, colorido, ingenuo y nostálgico **1/2

Dirección: Guillermo del Toro Guión: Travis Beacham, Guillermo del Toro Fotografía: Guillermo Navarro Montaje: Peter Amundson Música: Ramin Djawadi Intérpretes: Charlie Hunnam, Rinko Kikuchi, Idris Elba, Charlie Day, Burn Gorman, Ron Perlman, Clifton Collins Jr., Robert Maillet, Max Martini,Robert Kazinsky Duración: 131 min.Distribuidora: Warner Público adecuado:+12 años (V)

USA, 2013. Estreno en España: 9/8/2013

Godzilla vs Mazinger Z

Como muchas de las películas de ciencia ficción que nos están llegando en un futuro no muy lejano la humanidad está a punto de desaparecer. Un narrador nos dice el cómo y el por qué en dos pinceladas: se trata de un ataque extraterrestre; a través de un portal inter-dimensional, situado en el fondo del Océano Pacífico envían gigantescos monstruos, llamados Kaijus, (modernas versiones de a Godzilla).

Para hacer freten a esta amenaza los humanos construyeron los Jaeger, robots gigantes, (construidos a imagen de Mazinger Z), tripulados simultáneamente por dos pilotos, cuyas mentes se coordinan mediante un complejo sistema llamado “la deriva”. Los Jaeger empezaron ganando, pero un día apareció una nueva generación de Kaijus, más letal y terrorífica que la anterior, y así empieza nuestra historia, centrada en los últimos Jaeger, y en dos de sus tripulantes: Raleigh Becket y Mako Mori, almas torturadas por la pérdida de seres queridos, todo previsible.

Sí, muy previsible, pero no importa, porque Guillermo del Toro no ha buscado ser original sino que descaradamente ha apostado por un filme de catástrofe grande, colorido, ingenuo y nostálgico; un festival de mamporros y edificios destruidos, pero con visión optimista y detalles de humor.

No engaña, da lo que promete y -hay que reconocerlo- lo ha hecho bien. Se trata de un par de horas en las que condensa dos géneros muy queridos por el público nipón, y muy difundidos por las televisiones en los años setenta, el de los monstruos gigantescos y el de los no menos formidables robots. Tanto Guillermo del Toro como su guionista Travis Beachan, bebieron de esas fuentes en sus años jóvenes. De ahí que además de situarnos en el Pacífico, una de las protagonistas sea japonesa. De ahí también que la trama sea tenue y el esfuerzo del equipo se concentre en la producción, en dar un gran espectáculo.

El espectáculo es grande, y es una pena que la fuerza de la costumbre, a menudo, haga olvidar el mérito que tiene integrar criaturas digitales con personas y decorados reales -algunos de ellos monumentales, y no productos informáticos-, y además, en el caso presente, coordinar monstruos orgánicos y monstruos mecánicos. Naturalmente Del Toro ha acudido a los mejores, ILM; y naturalmente el presupuesto ha sido de aúpa (190 millones de dólares). Por el momento, lleva recaudados 294…

En cuanto a los humanos, sólo hay una estrella conocida, Idris Elba, detective Luther en televisión, que se toma muy en serio su papel en una historia en la que pocos son serios; y algunos amigos de Del ToroRon Perlman, Santiago Segura-, dan ese discutible toque personal y cutre a la historia.

Fernando Gil-Delgado

No hay comentarios