Persépolis

0
250
persépolis

Dirección y Guión: Marjane Satrapi, Vincent Paronnaud Montaje: Stéphane Roche Música: Olivier Bernet Voces originales: Chiara Mastroianni, Catherine Deneuve, Danielle Darrieux, Simon Abkarian, Gabrielle Lopes Duración: 95 m. Público adecuado: Jóvenes-adultos Distribuidora: Vértigo

Francia, 2007. Estreno en España: 31.10.2007

Dibujando el fundamentalismo

Persépolis es la adaptación de una novela gráfica autobiográfica dibujada por Marjane Satrapi, artista iraní afincada en Francia. El conmovedor relato va de 1978, cuando una niña  feliz, de familia educada y liberal, ve esperanzada la caída del Sha, hasta 1994, cuando Marja­ne, joven mujer divorciada y desengañada, sale definitivamente de su país; coinciden la crisis personal de la pubertad y madurez de Marjane Satrapi con las crisis políticas iraníes, la revolución y el final del régimen del Sha, el giro fundamentalista del país y la guerra con Irak.

El personaje clave en esta historia es la abuela, que transmite los valores fundamentales a su nieta, sobre todo la integridad. Al igual que en la novela original, la película está realizada casi enteramente en blanco y ne­gro; a diferencia de aquélla, ésta contiene una amplia gama de grises.

Persépolis es una obra inteligente que toca muchas cuerdas. No es una crítica del fundamentalismo islámico, sino de cualquier fundamentalismo; es, ante todo, una obra humana tan concreta que interesa a todo el mundo, porque habla de la familia, la adolescencia, la libertad y la búsqueda de la felicidad.

Los sucesos y experiencias vividos y narrados son estremecedores, pero están contados con mucho humor. La autora ha sabido reírse de sí misma y poner, en más de una ocasión, el dedo en la llaga. Por ejemplo, al contar su estancia en Viena, una de las secuencias más importantes para la autora: “Había sobrevivido a dos revoluciones y una guerra y estuve a punto de morir por un desengaño amoroso”. En Viena aprendió que hay más de una manera de discriminar a la gente, que la convivencia y el entendimiento requieren tiempo y aprendizaje, que incluso los más inteligentes pueden hacer el tonto.

La animación traslada a la perfección los dibujos simples en blanco y negro de la historia original. Satrapi tiene un estilo sencillo y agradable que traslada los placeres de la vida cotidiana y los horrores de la guerra y la represión política. La banda sonora y las voces originales son extraordinariamente expresivas.

Con todas sus bondades, peca la película de excesivamente didáctica. Cada flash-back contiene otro que recuerda los acontecimientos históricos y sus circunstancias, y la cinta se hace un poco pesada a pesar de su gran interés.