Thor: El mundo oscuro

0
630

Un buen espectáculo, corto de historia, con más humor que la primera (***)

Dirección: Alan Taylor Guión: Don Payne, Christopher Yost, Christopher Markus, Stephen McFeely Fotografía: Kramer Morgenthau Montaje: Dan Lebental y Wyatt Smith Música: Brian Taylor Intérpretes: Chris Hemsworth, Natalie Portman, Tom Hiddleston, Idris Elba, Anthony Hopkins, Stellan Skarsgård, Kat Dennings, Zachary Levi, Ray Stevenson Duración: 116 min. Distribuidora: Disney Público adecuado:  +12 años

Thor: The Dark World. USA, 2013. Estreno en España:  31/10/2013

Entre El Señor de los Anillos y la Guerra de las Galaxias

Hace mucho, mucho tiempo, los malvados elfos oscuros lucharon por sumir el universo en tinieblas, pero fueron derrotados, y aquella substancia que les dio el poder y la fuerza se escondió y fue olvidada durante milenios, a la espera de una nueva oportunidad de mostrar su poder. Ese momento ha llegado… y no estamos ante una fábula de Tolkien, sino ante la nueva entrega de las aventuras de Thor -encargado de salvar al mundo del poder de las tinieblas-, que comienza con un discurso parecido al de El Señor de los anillos, y así recuerda que el dios del trueno es el héroe natural de una saga nórdica; pero tampoco olvida que en su forma actual está regida por la moda, de ahí múltiples guiños a la mitología de finales del siglo XX.

Thor: El mundo oscuro es un grandioso y bello espectáculo en el que un formidable equipo técnico -al ritmo de la música de Brian Taylor– ha efectuado un alarde para crear una compleja red de mundos entre los que circulan elfos, héroes, humanos y otras criaturas; las vistas desde el espacio impresionan y no son gratuitas, el viaje a Asgard, donde viven Thor y Odin, llega a parecer natural.

La acción no da reposo al espectador; hay peleas del principio al final, a puñetazos, con espadas, con armas modernas o con un simple martillo; conspiraciones, persecuciones, una doncella que rescatar, un universo que salvar. Pero además, al igual que en la primera entrega, hay unos personajes y unos conflictos que interesan más que los mamporros.

Un buen espectáculo al que se le puede reprochar ser lo que es, un comic, es decir, un espectáculo con poco contenido y con unas pautas de sobra conocidas. Pero no deja de ser un buen entretenimiento para aquellos que disfrutan con los superhéroes. Y, además, esta segunda entrega tiene más sentido del humor; hay muchos gags y sentido cómico al presentar personajes y situaciones.

Fernando Gil-Delgado


No hay comentarios