Lunes, mayo 29, 2017
Z, la ciudad perdida

Z, la ciudad perdida

Con una bella fotografía y una correcta interpretación, James Gray nos presenta una de aventuras pero falta de emoción

675
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (3 votos. PUNTUACIÓN de usuarios: 2,67 sobre 5)
Loading...Loading...
portada
Z, la ciudad perdida

· El director y guionista ha realizado un notable esfuerzo de producción, ha conseguido que la ambientación sea convincente y sus personajes creíbles.

En busca de El Dorado

Charlie Hunnam interpreta a Percy Fawcett, militar británico que a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX se convirtió en un famoso explorador y hay quien dice que sirvió de inspiración al personaje de Indiana Jones. Percy Fawcett, destinado en Irlanda y falto de acción, terminó aceptando una misión pacífica: acompañar una expedición por la selva amazónica. Regresó convencido de la existencia de una metrópolis, la ciudad de Z. Como sus descubrimientos fueron ridiculizados por la comunidad científica, Fawcett emprendió un último viaje a la selva brasileña junto con su hijo Jack, para demostrar sus teorías.

Z, la ciudad perdida
Nina Fawcett (Sienna Miller) y Percy Fawcett (Charlie Hunnam) en Z, la ciudad perdida

No me cabe la menor duda de que la historia de Fawcett y su peculiar busca de El Dorado merecen ser contadas (y con mucho más motivo las aventuras de nuestros exploradores de los siglos XVI al XIX), pero me temo que James Gray (La noche es nuestra) no ha logrado rodar el homenaje que pretendía. El director y guionista ha realizado un notable esfuerzo de producción, ha conseguido que la ambientación sea convincente y sus personajes creíbles. Pero este fresco de dos horas y veinte minutos carece de épica, de aventura, de gancho; Z, la ciudad perdida es una película que deja frío de principio a fin. A lo largo de un metraje que se hace largo, vemos cómo el explorador cabalga, discute, navega… pero en ningún momento nos emociona o vibramos con sus sueños y sus anhelos. Nos dice Gray, y nos lo creemos, que estaba obsesionado con el descubrimiento, pero no lo sentimos. De hecho, los mejores momentos de la cinta son familiares, cuando está con su mujer y con su hijo.

Z, la ciudad perdida está bellamente fotografiada y muy bien interpretada, es una pena que le falte garra pero, como se suele decir, tiene un pase.

Compartir
Historiador y filólogo. Escritor

No hay comentarios