Background Image
Previous Page  14 / 24 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 14 / 24 Next Page
Page Background

Así se hizo <<<<<<<<<<<<<<<<<<

LA GUERRA DE LAS GALAXIAS

(1977)// George Lucas

PARTE I: ANTECEDENTES DEL PROYECTO

Dio vida a un mundo nuevo, a una galaxia muy lejana

poblada de ewoks, siths, androides y caballeros Jedi. De-

volvió al cine el gusto por un género casi olvidado: las

películas de aventuras. Fue el primer

blockbuster

moder-

no y el primer filme que generó un auténtico ejército

de fans, mitómanos y seguidores incondicionales. Y, sin

embargo, nada de esto explica la esencia de esta pelícu-

la, que cosechó un éxito sin precedentes en todos los

países donde se estrenó. Porque esta cinta desafió todas

las convenciones cinematográficas. Se hizo en contra

del parecer de los grandes estudios y de una forma muy

diferente a como se hacía cine en aquel entonces. Revo-

lucionó el género de ciencia ficción y reinventó por com-

pleto el arte de los efectos especiales. Ciertamente, con

ella cambió la historia de las películas.

Estados Unidos a principios de los setenta.

Con la carrera espacial prácticamente terminada, la in-

quietud por la Guerra fría y el miedo a una Tercera Gue-

rra Mundial, América se hallaba sumida en una

situación de angustiosa perplejidad. Tras la crisis del

Watergate y la consiguiente dimisión del Presidente Ni-

xon, la sociedad estadounidense se volvió escéptica res-

pecto a la vida política y al gran sueño americano.

Dominaba un pesimismo existencial que era alimentado

periódicamente con el recuerdo de Vietnam, y de forma

más insistente con la imparable inflación económica.

La crisis del petróleo convertía el panorama en un hori-

zonte de escepticismo y negrura.

En estas circunstancias, también el cine de Holly-

wood parecía abocado al desencanto. Películas de catás-

trofes (

Terremoto

,

El coloso en llamas

,

La aventura del

Poseidón

) crearon un nuevo género para dar salida a ese

sentimiento de desesperanza. Junto a estas cintas,

otras cargadas de un mayor desengaño brillaron con

fuerza en la ceremonia de los Oscar. Si en los sesenta

habían triunfado películas positivas y familiares (

My

fair lady

,

Sonrisas y lágrimas

,

Oliver

,

Un hombre para

la eternidad

...), durante el primer lustro de los setenta

resultaron premiadas cintas con una visión negra y áci-

da de la condición humana:

Patton

,

Contra el imperio

de la droga

,

El Padrino I

y

II

,

Alguien voló sobre el nido

del cuco

,

Chinatown

...

El sistema de Estudios se debilitaba con el auge de

las productoras independientes y el nuevo cine de

autor. En esas circunstancias, los directivos de los estu-

dios dirigieron su mirada a las nuevas generaciones de

cineastas que se formaban en las escuelas de cine de

todo el país.

Woody Allen

,

Francis Ford Coppola

,

Mar-

tin Scorsese

y

Steven Spielberg

empezaban a despegar

en ese momento, y ninguno sobrepasaba los treinta y

cinco años. Entre todos ellos, el que pasaba más desa-

percibido era un joven barbudo y silencioso que había

llegado al cine casi por casualidad.

Los comienzos de un cineasta.

George Walton

Lucas

había nacido en Modesto (California) el 14 de

mayo de 1944. Durante su juventud, leyó los seriales

de

Flash Gordon

y muchos clásicos de aventuras como

La isla del tesoro

o

Las aventuras de Robin Hood

. Aficio-

nado a los coches, pensó en dedicarse al automovilismo

profesional, pero un grave accidente que casi le cuesta

la vida le disuadió de tomar ese rumbo. A pesar de ello,

casi todas sus películas en el futuro reflejarán de una

forma o de otra la pasión por los vehículos.

En 1963, con apenas diecinueve años,

Lucas

se de-

canta por el mundo del celuloide y se matricula en la

Escuela de Cine de la Universidad de California. Allí es-

cribe y dirige una decena de cortometrajes, entre los

que destacan

Herbie

(1966, sobre el famoso automóvil),

The emperor

(1967) y

THX 1138 4EB: The electronic laby-

rinth

(1967). Con esta última cinta gana un premio en

El cine de Hollywood parecía abocado al

desencanto, con películas de catástrofes

que crearon un nuevo género para dar

salida a un sentimiento de desesperanza

- Fila Siete

14