· Hay mucho humor e inteligencia irónica en el guion de esta serie, especialmente en algunos capítulos co­mo el 5 o el 6 (este último nominado a un Emmy).

  • Creador: Vince Gilligan
  • País: EE.UU.
  • Intérpretes: Bob Odenkirk, Jonathan Banks, Rhea Seehorn, Patrick Fabian, Michael Mando
  • Duración: 1 temporada; 10 capítulos de 50 minutos
  • Emisión en España: Movistar Series, Netflix
  • Público adecuado: +16 años (VD)

Vince Gilligan no tiene precio

En un momento de excesivas precuelas, secuelas y re­makes hay dos ejemplos claros de que se pueden ha­cer algo más que estiramientos inútiles del mismo chicle. El primero de ellos es Fargo, probablemente la me­jor serie del año pasado. El segundo es Better Call Saul, quizás la ficción televisiva más importante de 2015.

A finales de 2013 terminó Breaking Bad, una serie que ha marcado la actual edad dorada de la ficción televisiva. Su creador, Vince Gilligan, desarrolla ahora una precuela sobre uno de los personajes más representativos de la serie. Posteriormente conocido como Saul Goodman, Jimmy McGill es, tal y como lo define uno de los personajes de Better Call Saul, “el típico abo­gado que siempre eligen los que son culpables”. Es un tramposo sin remedio y un perdedor superviviente. Pe­ro su patético sueño americano es tan divertido y con­movedor que resulta muy cercano.

Es muy fácil empatizar con este abogado que empie­za su carrera en un despacho claustrofóbico en la parte tra­sera de un salón de belleza oriental. Otro se hundiría trabajando en un lugar así, pero Saul siempre va ha­cia adelante. “Es un lujo poder tener sillones relajantes y agua de pepino gratis en horario nocturno”.

Hay mucho humor e inteligencia irónica en el guion de esta serie, especialmente en algunos capítulos co­mo el 5 o el 6 (este último nominado a un Emmy). El to­no recuerda mucho a las películas de los hermanos Coen. El inventor fascinado con una patente de “retre­te inteligente especial para niños”, los gemelos skaters o el hermano de Saul que se pasa el día en casa envuelto en una manta plateada que le proteja del mun­do exterior… Todos ellos componen un planeta de pa­ranoicos en el que este abogado perdedor es un ejem­plo de cordura y sensatez.

El trabajo interpretativo de todo el elenco de actores es sobresaliente. Cada uno de ellos aprovecha sus magníficos diálogos para hacer que la serie sea interesante en cada uno de sus múltiples giros. El compositor Dave Por­ter (Breaking Bad, The Blacklist) y la directora de mon­taje Kelly Dixon (The Walking Dead, Halt and Catch Fire) aprovechan la oportunidad de tener libertad creativa para hacer todo un despliegue de imaginación. Todo esto hace que la serie arriesgue con mu­cha frecuencia hasta llegar a ser una de los títulos más inclasificables y originales de los últimos años sin ne­cesidad de acudir a convencionalismos como el hu­mor fácil, la violencia gratuita y el sexo como rutina.