"Emma", de Rebecca Eaton, Phillipa Giles, George Ormond

0
420

Como suele suceder en las series producidas por la BBC, el casting es excelente.

2011/05/11

Estreno en Reino Unido: 4.10.2009 en la cadena BBC One
Emisión en España: 19.6.2010-10.7.2010 en Canal+
Calificación: Mayores de 12 años

País: Reino Unido   Dirección: Jim O’Hanlon    Guión: Sandy Welch   Fotografía: Adam Suschitzky   Música: Samuel Sim   Intérpretes: Romola Garai, Jonny Lee Miller, Michael Gambon, Jhodi May, Blake Ritson, Louise Dylan   Duración: 4 capítulos de 60 minutos   Productora: BBC Drama para BBC One

La grandeza de la BBC

Con un excelente guión adaptado de San­dy WelchEmma cuenta la historia de una hermosa joven que disfruta arreglando la vida sentimental de los que le rodean sin ocu­parse de interrogarse a sí misma sobre sus sentimientos. Aguda, divertida, conmove­dora, la miniserie ofrece 240 minutos de in­terpretaciones de altísimo nivel, con un ma­nejo del inglés que es un regalo para los oídos. Welch ya tenía mucho prestigio por sus adaptaciones para la televisión de North & South (2004), sobre la novela de Eli­za­beth Gaskell, y por Jane Eyre (2006), sobre la novela de Charlotte Brontë.

La que muchos expertos en Jane Austen -in­cluido el poeta y catedrático José María Valverde, autor de una excelente traducción al español- consideran su obra más logra­da, ha sido llevada nuevamente a la tele­visión por la BBC, en una miniserie de cua­tro capítulos que resulta sencillamente ex­quisita.

La reina de la función es Romola Garai, una actriz británica de 28 años, que ofrece un verdadero recital interpretativo y cautiva al espectador que -al igual que en la nove­la, creo que incluso más aceleradamente- apren­de a querer al personaje de Emma, dis­culpándole su desmedida afición a jugar con las vidas amorosas ajenas.

La elección de Jonny Lee Miller (38 años, diez más que Garai) para encarnar al se­reno y equilibrado Mr. Knightley es arriesga­da, pero a la postre es un gran acierto: las idas y venidas de su relación con Emma son realmente emotivas, en gran medida por­que el actor se apodera con un aplomo no­table de ese papel del amigo de más edad, casi un hermano paraEmma, con la que mantiene un continuo pulso para hacer­le cambiar, queriendo conservarla, paradó­jicamente, tal cual es.

Miller fija el prototipo de hombre que te­nía la soñadora Jane Austen, de una mane­ra tan brillante que podemos decir que só­lo Colin Firth le ha superado (su Mr. Dar­cy en Orgullo y prejuicio es realmente imba­ti­ble).

Como suele suceder en las series producidas por la BBC, el casting es excelente: los ac­tores tienen una facilidad para dar natura­lidad a los diálogos y los gestos de un mun­do pretérito, con un donaire y una con­vicción que proceden de una experiencia teatral extensa y de haber estado en con­tacto frecuente con textos clásicos.

En ese sentido, como ya ocurrió en la cita­da versión televisiva de Orgullo y prejuicio (con unos memorables Colin Firth yJe­nni­fer Ehle, que volverían a coincidir en la pe­lícula El discurso del rey), se puede decir que los actores ingleses son una raza aparte cuando se trata de interpretar textos lite­rarios de calidad, tienen una técnica senci­llamente envidiable. Basta ver y oír al irlan­dés Michael Gambon, que encarna al apren­sivo y maniático Mr. Woodhouse, el pa­dre de Emma, con una chispa encomiable.

Emma tiene un diseño de producción her­moso, que sabe usar la mansión campes­tre con sus cuidados jardines y, como contras­te, el pequeño pueblo cercano, para am­bientar los enredos afectivos de una histo­ria que en sus vueltas y revueltas contiene una soterrada crítica social que Austen li­bera casi como un desahogo.

La fotografía de interiores y exteriores de Adam Suschitzky hace que la serie sea un re­galo para la vista. No faltan los bailes, en los que se lucen los coreógrafos y los diseña­dores de vestuario. La miniserie recibió el Emmy al mejor trabajo de peluquería. El mú­sico Samuel Sim hace un trabajo medido, que marca el compás de la montaña ru­sa de emociones que supone la historia, con una melodía en los créditos especialmen­te afortunada.  El inteligente montaje, que usa juguetones acordes musicales como for­mas de paso, da a la historia vivacidad y de­senfado, de manera que los espectadores más jóvenes o los que no han leído a Aus­ten quedarán seducidos por el ritmo sereno pe­ro para nada moroso de un relato encanta­dor, deliciosamente anacrónico.

Las productoras ejecutivas de EmmaRe­be­cca Eaton y Phillipa Giles, son dos de las personalidades más importantes del mun­do de la ficción televisiva, seriada o en for­mato TV movie. Su portfolio es intermina­ble: Downton AbbeySherlock,Luther, Si­lent witnessNorth & South, Jane Eyre, Wa­llan­derCasa desolada, Oliver Twist, etc., etc.

Alberto Fijo

No hay comentarios