Inicio Series TV "Justified", de Graham Yost

"Justified", de Graham Yost

Una serie que no ha dejado de crecer, hasta convertirse en una de las mejor escritas actualmente en emisión.

- Anuncio -

****

Calificación: +18 años (XV)

Emisión en España: La 3º temporada se emite en Calle 13 Universal

País: EE.UU.  Intérpretes: Timothy Olyphant, Nick Searcy, Joalle Carter, Jacob Pitts, Erica Tazel, Walton Goggins  Duración: 4 temporadas de 13 capítulos de 40 minutos  Producción: FX Productions, Nemo Films, Rooney McP Productions, Timberman-Beverly Productions

El western siempre brilla en Kentucky

Estamos en la década de los 90 y hay un nuevo sheriff en Kentucky. No lleva caballo, pero sí sombrero. Ray­lan Gi­vens (Timothy Olyphant) es un perso­na­je crea­do por el novelista Elmer Leonard (El tren de las 3:10, Có­mo con­quistar Hollywood, Jackie Brown). Se caracteriza por escoger el momento y la palabra ade­cuados. Des­pués de mu­chos años lejos de Kentucky, vuel­ve forzosamente a su tierra natal tras ser acusado de matar a un hombre. En su opinión fue una muerte justified (justificada), pe­ro no todos ven las cosas co­mo Raylan Givens. Quizás por eso, solo él lleva sombre­ro.

El estreno del episodio piloto de esta serie que en Es­tados Unidos ya ha finalizado su excelente cuarta temporada, no despertó en­tusiasmos. Aunque obtuvo la se­gunda máxima audiencia en la historia de FX con 4,2 millones de telespectadores (la primera fue con la se­rie The shield), com­parado con otras series como The Wi­re, Los Soprano, Mad Men o Breaking Bad, Justified siem­pre se ha quedado un poco relegada en premios, re­percusión internacional, etc. Aún así, es una serie im­ponente, mezcla de western y cine negro, con perso­na­jes poliédricos y diálogos certeros, sugerentes y con­cisos, en algún momento acompañados de una ironía sutil y diver­tida.

El alma de Justified, junto con Elmer Leonard, es Gra­ham Yost, creador y guionista habitual de la serie, un hombre de televisión, ganador de 2 Emmys por sus co­laboraciones con Steven Spielberg (The Pacific, Hermanos de sangre), con el que también ha trabajado en Fa­lling skies. Gran parte de su mérito es la evolución de la historia que permite que los personajes y conflic­tos se desarrollen lentamente sin caer en inercias o pun­tos muertos. Es difícil decir cuál de las 4 temporadas es mejor. Cada una de ellas tiene grandes momentos y una calidad más que notable en planificación, mú­sica, interpretación, guión y diseño de producción.

Lo mejor de todo es que Justified no intenta imitar a otros western televisivos como Hell on wheels o Dead­wood. Esta serie tiene un estilo muy personal, representado por el carisma de los dos protagonistas:  Ti­mothy Olyphant (conocido sobre todo por ser uno de los “malos” más inquietantes de los últimos años en La Jungla 4.0) y Walton Goggins (al que hemos po­dido ver en papeles cortos en Django desencadenado y la serie Hijos de la anarquía). La relación entre el delincuente que prefiere el lanzamisiles al Winchester 73 y el sheriff alternativo es el motor de la serie (algo pa­recido a lo que sucede en esa historia de amor maldita entre la psicópata Alice y el detective impulsivo Lu­ther). En el fondo los dos personajes se necesitan mu­tuamente para sobrevivir en el Kentucky de la corrupción, los skins y el narcotráfico.

También resulta interesante el conflicto entre las dos mujeres de Raylan: su ex mujer Winona (interpretada por Natalie Zea, a la que hemos podido ver en otras series como Person of interest o The following) y su amor de adolescencia Ava (Joelle Carter; Alta fideli­dad, Anatomía de Grey). Las dos tienen una per­so­na­li­dad muy marcada, capaz de hacer tambalear­se al im­perturbable Raylan. La presentación de las dos mu­je­res en el episodio piloto es un ejemplo de cómo bas­tan pocas líneas de diálogo para perfilar con talen­to a dos grandes personajes. Aunque hay un exceso de ero­tis­mo en sus relaciones con el protagonista de la se­rie (en algunos momentos bastante forzado), se agra­dece que los directores de la serie no se apunten a la tendencia HBO (Juego de tronos, Girls), y cada vez más Show­time (Homeland, Dexter), de alargar hasta límites desconcertantes el sexo explícito televisivo.

Los personajes secundarios también enriquecen la se­rie, especialmente el personaje de Mags, interpreta­da por Margo Martindale, a quien hemos podido ver en series como Smash, Dexter o A gifted man, y en películas recientes como Win win o Hermosas criaturas. Es­ta madre sin escrúpulos del incompetente clan del ne­gocio de la marihuana en Kentucky llega a ser el per­sonaje más maquiavélico y temido por el mismísi­mo Raylan. Resulta lógico que con este papel lograse un merecido y disputado Emmy en 2011.

El compositor televisivo Steve Porcaro (Raines, Sentinel) adapta el tono pausado de la serie con una músi­ca que destaca los aspectos más dramáticos de los per­sonajes. Se agradece el silencio en los momentos de violencia rápida, contundente y creíble, así como la utilización de canciones del country moderno como la insertada en los créditos (Long hard times to come, del grupo Gangstagrass, que combina elementos del blue­grass y el rap), o la magnífica You’ll never leave Arlan alive, de Brad Paisley, que cierra de manera magistral la segunda temporada.

Claudio Sánchez