· El creador de esta serie es Hart Hanson, escritor de fic­ciones televisivas desde hace casi 30 años, uno de esos hombres de televisión que sabe cómo generar interés a un público muy amplio con argumentos muy di­versos.

  • Creador: Hart Hanson
  • País: EE.UU.
  • Intérpretes: Eliza Taylor, Paige Turco, Bob Marley, Marie Avgeropoulos, Henry Ian Cusick
  • Duración: 3 temporadas de 30 capítulos de 45 minutos
  • Emisión en España: SyFy España
  • Público adecuado: +16 años (VX-)

Distopía a babor

Debe ser porque se acerca el fin del mundo, la crisis eco­nómica, el Estado Islámico, el cambio climático… El hecho es que lo de encerrar a unos jóvenes en una es­pecie de parque temático a sufrir hasta grados extre­mos nos vuelve locos.

En Los 100 la Tierra acaba de ser destruida por una gue­rra nuclear y solo hay 400 personas que se salvan hu­yendo al espacio. 100 de ellos, los más jóvenes y de­lincuentes, son enviados de nuevo a la Tierra para com­probar las posibilidades de regresar a algún lugar habitable del planeta.

El creador de esta serie es Hart Hanson, escritor de fic­ciones televisivas desde hace casi 30 años, uno de esos hombres de televisión que sabe cómo generar interés a un público muy amplio con argumentos muy di­versos. Stargate, Joan de Arcadia, Bones, La juez Amy

Ninguna pasará a la historia de la televisión pe­ro hay que reconocer que son entretenimientos ama­bles y eficaces.

Ya el argumento provoca somnolencia. El corredor del la­berinto, Divergente, Los Juegos del Hambre… To­das ellas tratan de lo mismo de maneras muy parecidas. Los 100 es algo distinta. Para empezar es mucho peor. No te crees en ningún momento la “perversidad” de es­tos niños de papá con cara de resaca a los que so­lo les fal­ta llevar auriculares y móvil para hacerse au­toselfies en su próxima excursión al planeta Timberland.

No es un problema de que sean actores primerizos (que los hay muy buenos), es que son muy malos intérpretes o han sido mal dirigidos. Tampoco se lo pone fá­cil un guion que se dedica a radiar todo lo que está pa­sando como si el espectador fuese aún más estúpido que los personajes de la serie.

Como tiene buen presupuesto, la fotografía y efectos especiales están bastante bien. Para no desentonar, la música es rutinaria y constante. Y pasan muchas co­sas. Todas muy aburridas pero inofensivas para un pú­blico juvenil. Quizás por eso llevan 3 temporadas. Con­migo desde luego que no cuenten.