Primeras imágenes de La peste, el nuevo trabajo de Alberto Rodríguez

0
487
La peste

· En estas cinco semanas se han escogido diversos escenarios naturales de la localidad hispalense de Carmona, y ahora la producción se traslada a Sevilla capital.

El pasado 6 de febrero arrancó en Sevilla el rodaje de La peste, la incursión en el mundo de las series de TV de Alberto Rodríguez y Rafael Cobos, con la producción de Movistar+ (10 millones de euros de inversión) y la producción ejecutiva de Atípica Films. En estas cinco semanas se han escogido diversos escenarios naturales de la localidad hispalense de Carmona, y ahora la producción se traslada a Sevilla capital. La peste sumará en total 18 semanas de rodaje en más de 130 localizaciones de Andalucía y Extremadura (además de Sevilla y Carmona, Coria del Río, Pilas, Huelva, Trujillo y Garrovillas de Alconétar, entre otras).

En el reparto de La peste nos encontramos intérpretes reconocidos como Pablo Molinero, Paco León, Manolo Solo, Sergio Castellanos, Patricia López Arnáiz o Jesús Carroza, acompañados por la debutante Lupe del Junco junto con Tomás del Estal, Paco Tous y Cecilia Gómez.

Como indica Alberto Rodríguez, “lo más interesante de la serie es ver la Sevilla del siglo XVI tratando de que toda la ficción sea coherente con el pensamiento de ese tiempo y no del siglo XXI. Los personajes se comportan como lo harían en esa época y no los juzgamos. Son las reglas de un tiempo distinto en el que las cosas se organizaban de otra forma. En cierto modo es un paseo por la Historia a pie de calle”. Rafael Cobos, por su parte, subraya la importancia de la colaboración con un equipo de documentalistas “que han sido fundamentales para la definición del universo de la historia. La peste nos funciona como una metáfora de la gran crisis política, social y económica que se vive en un momento determinado”.

Sinopsis

En la segunda mitad del siglo XVI, Sevilla era la metrópoli del mundo occidental como puerta de acceso de América en Europa. Una gran ciudad donde la riqueza florecía gracias al comercio internacional, al oro, a la plata, a la convivencia multicultural: cristianos, judíos conversos, moriscos, esclavos, libertos, pícaros, ladrones, prostitutas, nobles y plebeyos.  Pero también era una ciudad de sombras por la desigualdad, las hambrunas y epidemias.

En medio de un brote de peste, varios miembros destacados de la sociedad sevillana aparecen asesinados. Mateo, condenado por la Inquisición, recibe la oportunidad de resolver esta serie de crímenes diabólicos para alcanzar el perdón del Santo Oficio y así salvar su vida.

Una investigación a vida o muerte en un entorno de represión pública y hedonismo privado; de conventos relajados y burdeles reglamentados; de cárceles como escondite; de hospitales como tumbas; de traiciones y lealtades.

No hay comentarios