· Morgan escribió una obra teatral en la que usaba las audiencias de la Reina Isabel II para hilar un relato sobre la institución que distinguía entre la reina y la corona.

Pompa británica

Ya hemos indicado en más de una ocasión que Netflix deja trabajar a los equipos de producción, una vez que aprueba los proyectos.

The Crown es una creación de Peter Morgan, bien conocido por ser guionista de películas como La Reina, The Damned United y Frost-Nixon. Morgan escribió una obra teatral en la que usaba las audiencias de la Reina Isabel II de Inglaterra para hilar un relato sobre la institución que distinguía entre la reina y la corona, con esos matices y disquicisiones sobre la monarquía, Ya abordó estos conflictos en La Reina, con motivo de la trágica muerte de Diana de Gales y la crisis que, final y paradójicamente, terminó con la consolidación del prestigio de los Windsor. Un maniobrero y hábil Tony Blair fue pieza clave en la sagaz gestión del  conflicto, especialmente en lo referente a la comunicación y la organización del funeral.

La adaptación de la citada obra teatral ha dado lugar a una serie de 10 capítulos de 55 minutos que cubre el arco que va desde el último año de reinado de Jorge VI (en el siglo, Albert Winsord) hasta el segundo año de reinado de Isabel.

Entre los años 1951-1954 se suceden la muerte de Jorge VI, la llamada al trono de Isabel casada desde 1947 con Felipe, su coronación en 1953 y los primeros pasos de Isabel ciñendo la corona.

Isabel tiene que manejar tres asuntos fundamentales: la preparación de la coronación; la gestión de la relación amorosa de su hermana Margarita con el capitán Townsend, un empleado de la Corona; y el último mandato de Churchill como primer ministro, con su delfín Anthony Eden esperando su turno.

Morgan tiene oficio, eso es indudable. Pero, más allá de la sólida puesta en escena y de un diseño de producción de alto nivel, no hay nada especialmente apasionante en The Crown. En parte, porque la vida de Isabel II, como la de la mayor parte de los reyes constitucionales, es un muermo. Una joven que desde niña ha estado entre algodones y educada para figurar. No lo digo con malicia, simplemente describo.

En The Queen había personaje, había conflicto, había arcos. Aquí también, pero las casi 10 horas se hacen agotadoras. Obviamente, Morgan no es manco y logra que en dos episodios la tensión crezca a cuenta de ese personaje grande y mezquino llamado Winston Churchill. Las subtramas de Margarita y su tío Eduardo son un leño.

Hay algo muy arraigado entre muchos espectadores: la facilidad de dejarse ganar por la pompa y la circunstancia británicas, por el rollete turístico del Land of Heritage. Respeto -faltaría más- los gustos de cada cual, pero me parece un ejercicio de papanatismo ese furor por los lugares comunes de la upper class británica, con sus castillos, perritos, caballos y greenes rasurados.

Me interesa infinitamente más Isabel que The Crown.

  • Creador: Peter Morgan
  • País: Reino Unido, EE.UU.
  • Intérpretes: Claire Foy, Matt Smith, Vanessa Kirby, Eileen Atkins, Jeremy Northam, Victoria Hamilton, Ben Miles, Greg Wise, Jared Harris, John Lithgow
  • Duración: 1 temporada (10 capítulos de 60 minutos)
  • Emisión en España: Netflix
  • Público adecuado: +12 años

 

Compartir
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual. Escritor

No hay comentarios