Inicio Artículos A fondo Lacuesta triunfa en el Festival de Málaga 2024

Lacuesta triunfa en el Festival de Málaga 2024

Finaliza el 27 Festival de Málaga que encumbra a Segundo premio, la película de Isaki Lacuesta, en una edición con buen nivel de cine español

Segundo premio (2024)

Lacuesta triunfa en el Festival de Málaga 2024

Acaba de terminar la 27 edición del Festival de Málaga, que ha tenido lugar del 1 al 10 de marzo de 2024. El Festival crece cada año y se posiciona como lugar privilegiado para los que buscan un hueco dentro del mundo cinematográfico en español. Esta edición, además, arrancó con el reconocimiento como Festival de Cine Competitivo especializado en cine de habla hispana, por la FIAPF.

Más de 250 productos audiovisuales, entre cine y series. Largos, cortos, ficción, documentales. Una cita para los creadores, pero también para la industria. Desde su vigésima edición, el Festival se propuso favorecer la difusión y promoción de la cinematografía iberoamericana. Para eso se creó un área de industria que engloba una serie de eventos diseñados para fortalecer las producciones cinematográficas iberoamericanas, el MAFIZ.

De las 19 películas que participaron en la sección oficial a concurso, ocho eran españolas. El sentir general de la crítica coincide en que la propuesta nacional superó con creces a la iberoamericana: películas españolas de estilos variados, bien hechas, con guiones interesantes y atractivas para un público generalista. Sólo Radical, magnífica película mexicana, se alzó con un merecido premio.

Segundo premio, gran ganadora


Isaki Lacuesta, ya veterano del Festival (en 2016 obtuvo dos premios con La propera pell), con su película Segundo premio ha conseguido los galardones a mejor película, dirección y montaje. Partía como favorita y, como tal, se impuso. Premios merecidos para una producción compleja, con la libertad y heterodoxia propia de este realizador. Narra la historia, o mejor la leyenda -basada en hechos reales-, de un grupo de música en Granada, Los Planetas, que pasan su momento más difícil, a finales de los 90, cuando el bajista y el batería acababan de abandonar el grupo. Bien hecha, tendrá su recorrido en salas, aunque no acabe de empatizar con los intereses de un público muy amplio, que quizá quede indiferente ante una producción muy digna, pero con menos «alma» que otras del festival.

Festival de Málaga 2024: Radical (2023)

La Biznaga de Oro a la mejor película iberoamericana fue para Radical, una interesantísima producción que narra la historia -basada en hechos reales- de un profesor en un pueblito mexicano, que experimenta con un sistema pedagógico totalmente novedoso, con resultados francamente increíbles. Muy merecido el premio, que no cae en los tópicos de este tipo de historias de escuela. Una narrativa personal, que interpela desde el minuto uno, con una gran fuerza emotiva y una interpretación bárbara, con unos alumnos inolvidables. Gustará a un público amplio. Además, la Organización Católica Mundial para los Medios de Comunicación le concedió el Premio Signis.

Festival de Málaga 2024: Los pequeños amores (2024)

Los pequeños amores, de Celia Rico (Viaje al cuarto de una madre, 2018), fue otra cinta aplaudida por el público y la crítica que se ha llevado premio. Esta historia, interpretada por dos grandes actrices como Adriana Ozores y María Vázquez, vuelve al tema de la relación maternofilial, y cuenta una historia pequeña, de personajes, sobre una relación que rezuma autenticidad y cariño, sin sensiblerías. Se alzó con el Premio Especial del Jurado. Además, Adriana Ozores ganó el premio a la mejor interpretación femenina de reparto.

La película sorpresa, que emocionó tanto a la crítica como al público, fue La casa, de Álex Montoya. Muy tierna y humana, llegó al corazón en todos los pases del Festival. Narra un fin de semana en el que tres hermanos se encuentran en la casa familiar, después de la muerte del padre. Una historia igual de pequeña que bonita, con un guion que mereció la Biznaga de Plata; una música, también premiada con la Biznaga de Plata, compuesta por un profesional prestigioso y muy reconocido, Fernando Velázquez. También conquistó al Público, que le dio su Premio.

Algunas de las propuestas sin premio contarán con el favor del público, como es el caso de la cinta de animación para niños Dragonkeeper, del creador de Buñuel en el laberinto de las tortugas, Salvador Simó. Producción cuidada, esta vez no estuvo a la altura para alzarse con una Biznaga. Además, sin premio quedó una divertida comedia, que en salas tendrá éxito: Un hipster en la España vacía (Emilio Martínez-Lázaro). Sátira berlanguiana, sobre las teorías de los políticos, que no coinciden con las necesidades del mundo real.

Suscríbete a la revista FilaSiete

Salir de la versión móvil