Warhol consiguió hacer del arte otro artículo de deseo en las casas americanas, logrando su co­metido de convertirse a sí mismo en una marca.

Pittsburg se encuentra en el esta­do de Pensilvania. Tiene una de las in­dustrias siderúrgicas más importantes del mundo, no es de extrañar que se la conozca como la «Ciudad del Acero». Disfrutó de esta ventaja in­dustrial y de una gran abundancia eco­nómica durante los años cuaren­ta, cuando el mundo empezaba a con­vertirse en otro producto en ven­ta en los estantes de un ultramarinos. Así fue como Pittsburg su­cumbió, como todas las demás ciudades de Estados Unidos, al consumismo del que todos nos quejamos ahora.

- Anuncio -

En medio de todo este auge de co­ches brillantes y de laca para el pe­lo nació un niño de ascendencia es­lovaca llamado Andrew Warhola. Andy, como le llamaban en su ca­sa, no tenía muchos amigos: una en­fermedad del sistema nervioso po­pularmente conocida como el baile de San Vito le mantenía postrado en la cama la mayor parte del tiempo, así que se pasaba las horas en la so­ledad de su habitación haciendo lo que mejor se le daba: escuchar la radio, ojear revistas y ver a las es­trellas de Hollywood en la tele. Mu­chos años después, este niño termi­nó siendo un hombre misterioso del que todo el mundo hablaba pero que nadie realmente conocía. Sus gus­tos, sin embargo, no cambiaron.

Mi primer encuentro con Warhol fue precisamente en su ciudad natal gra­cias a un programa de intercambio en el que participé cuando tenía 14 años. Resultado de una visita al mu­seo dedicado al artista en Pittsburg, un dibujo perteneciente a una de sus publicaciones en Harper’s Ba­zar terminó colgado en mi habi­ta­ción. Así, yo misma, que hasta ese día concreto no conocía al artista, ter­miné siendo una aliada más en las filas que alimentan la leyenda Warhol.

Las gigantes estructuras de acero que abundan en Pittsburg parecen es­tar muy en sintonía con la historia que Warhol nos intenta narrar a través de sus obras, y precisamente quizás sea este apego a su ciudad natal lo que nos puede llevar a entender el ar­te de Warhol como un ar­te mecánico que intenta desembarazarse de cual­quier tipo de aso­ciación con su creador. El artista lo­gra así convertir sus obras en me­ros productos-vícti­mas, o más bien, tes­timonios, de una sociedad consu­mis­ta; a Warhol le encantaba despersonalizar sus obras, desde una Ma­rylin Monroe de colores chi­llones hasta unas cajas de Brillo, hu­yendo de la tradicio­nal admiración hacia lo singular y úni­co. Sin em­bargo, sus esfuerzos ter­minaron siendo en vano, ya que hay pocos ar­tistas cuya obra sea tan iden­tificable.

Y es que precisamente si hay al­go que haya conseguido Warhol con su obra es crear un mito alrededor de su persona, convirtiéndose en una representación de la capacidad de convivir con la dualidad en un mun­do convulso que se debate entre la tradición y la modernidad. Por un lado encontramos en Warhol una fascinación ilimitada por el na­ci­miento de una sociedad de masas que se avistaba en el horizonte, y por otro una denuncia contra la estupidez del consumismo muy bien ca­muflada entre latas de sopa de to­mate. Así, Warhol consiguió hacer del arte otro artículo de deseo en las casas americanas, logrando su co­metido de convertirse a sí mismo en una marca. Este fenómeno llego has­ta tal punto que incluso popularizó la expresión «conseguir un Warhol«. Lejos de repeler a la gente, estas expectativas que creó alrededor de su nombre atrajeron al público, que desesperadamente quería conocer al hombre dentro del cuadro. «Si que­réis conocerme basta con que mi­réis mis cuadros», llegó a afirmar el artista.

Esa extraña imposibilidad de mi­rar hacia otro lado cuando nos en­fren­tamos a lo desagradable, que War­hol sabía que existía en todos nosotros, pasó a ser un factor fundamental de sus obras. En La silla eléctrica, uno de los cuadros más po­tentes de la exposición, perteneciente a la serie «Death and Disaster», Warhol es capaz de representar esta atracción del ser humano por lo terrible y de hacer un alegato en contra de la pena de muerte que tan poco popular se estaba haciendo en 1960.

«Arte mecánico» es un testimonio de la vida de Warhol a través de tres décadas de creación artísti­ca, cen­trándose en las etapas de trans­for­mación de su legado. Ayuda a conocer el deus ex machina que tantas le­yendas ha alimentado, la historia de cómo un hombre que pareció llegar del espacio consiguió convertirse en la primera estrella del arte.

Henar Pérez Vicente

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete