Richard Donner, un director solvente

Director de películas claves de los años 80 como Superman, Los Goonies, Lady Halcón, La profecía y Arma letal

Richard Donner da instrucciones a Bruce Willis en el rodaje de 16 calles
Richard Donner da instrucciones a Bruce Willis en el rodaje de 16 calles

Richard Donner, un director solvente, eficaz y muy profesional

El domingo pasado, día 5 de julio de 2021, a los 91 años de edad, falleció Richard Donner, el director de Superman. Había nacido en Nueva York en 1930.

Richard Donner tiene una carrera moderna en el sentido de que es un director que se forjó en la televisión antes de pasar al cine. Comenzó a rodar series de televisión en 1960 y a ello se dedicó durante la mitad de su carrera, hasta 1976. Dirigió a grandes actores en las series más populares: Zane Grey, Caravana, El hombre del rifle, Perry Mason, Jim West, El fugitivo, Las calles de San Francisco, El agente de CIPOL, Ironside …; fue un aprendizaje excelente que obligaba a trabajar rápido, a captar rápidamente la atención del público, a dar primacía a la diversión del público y en el que nunca se olvidaba la importancia de la estrella.

En 1961, al comienzo de su carrera, rodó su primer largometraje cinematográfico, X-15,  película de serie, sobre tres pilotos y los vuelos del célebre avión experimental. El guión se olvida de sus personajes y se dedica a hablar de las peculiaridades de la nave. No volvió a rodar para el cine hasta 1968 cuando realizó Sal y Pimienta. Se trata de una comedia policiaca al gusto de la época, en la línea de La mansión de los siete placeres que cita Quentin Tarantino en Érase una vez en Hollywood, pero muy superior a aquella. Tiene buen ritmo y una inspirada pareja protagonista: Sammy  Davis Jr. -que interpreta en directo varios números musicales-, y Peter Lawford. Pareja mixta, un caucasiano y un afroamericano, desenfadados, haciendo chistes mientras reciben golpes y son tiroteados, lejano precursor de Arma letal. Con todo Donner siguió con las series de televisión hasta que La profecíale hizo famoso.

Resulta curioso que la película que le lanzara al estrellato haya sido su obra menos típica: La profecía, con Gregory Peck, uno de los tres grandes thrillers sobrenaturales del siglo XX (junto a La semilla del diablo y El exorcista). Cuenta una historia terrorífica sobre un encantador niño que sería la encarnación del anticristo. Rodada con suma eficacia, un presupuesto reducido y, sobre todo, con mucha seriedad, tuvo éxito inmediato y varias secuelas. Fue copiada e imitada innumerables veces hasta nuestros días. La carrera de Donner estaba lanzada.

En 1978 vino el espaldarazo definitivo cuando la Warner le confió el proyecto de Superman. No sólo demostró su capacidad para dirigir una gran producción que, como en el caso de Lucas, rompió moldes, sino que además fue él quien encontró al actor ideal Christopher Reeve, y exigió cambios en el guión; cambios muy acertados que marcaban la diferencia entre el comic y la película. Superman II fue también obra suya en buena medida, pero un rodaje lleno de desavenencias y terminó con el despido del director y su sustitución final por Richard Lester. Donner dejó la Warner y trabajó en un par de películas pequeñas, una de ellas Max’s Bar es una de las más interesantes de su carrera, una historia intimista con guión de Barry Levinson.

Volvió a trabajar con la Warner en 1985 y les dio otro gran éxito Lady Halcón, con Michelle Pfeiffer y Rutger Hauer como pareja protagonista de una historia medieval, mágica y romántica a la vez. Ese mismo año rodó Los Goonies, película de aventuras juvenil, producida por Spielberg, que fue un éxito inmediato.

En 1987 rueda Arma letal, con Mel Gibson y Danny Glover, inicio de una saga antológica de “buddy movies” (película de colegas), con dos policías contrapuestos, uno caucasiano, afroamericano el otro; uno es hogareño, tranquilo y sosegado, el otro es alocado e inestable. Forman una pareja divertida, caótica y entrañable. Tras diversas imitaciones con más o menos gracia, ahora tienen una versión femenina en forma de serie de Netflix L.A.’s Finest: Policías de Los Ángeles, con Jessica Alba y Gabrielle UnionArma letal marca el inicio de una fructuosa colaboración con Mel Gibson con quien le uniría una buena amistad. Rodarían juntos, además de las tres secuelas de Arma letal, Maverick, un western humorístico basado en una serie de televisión, y con la participación de Jodie Foster; y Conspiración, otra comedia de acción y espías en la que Gibson tiene como pareja a Julia Roberts.

Pasado el milenio, y los setenta años, todavía rodó Timeline (2003), basado en una novela de Michael Crichton, el resultado fue pobre. Claramente la productora no apostaba por un producto que no era lo mejor del novelista, ni por un director entrado en años. Con un presupuesto reducidísimo Donner lo rodó como mejor pudo, como un telefilme, al que le falta tensión. La película resulta simpática en la pequeña pantalla. Su última película, 16 calles, aunque es convencional -y excesivamente larga- muestra la veteranía del director que maneja con acierto a una pareja protagonista en blanco y negro: Bruce Willis y Mos Def, en una película de acción y humor.

Donner es el perfecto ejemplo de director solvente, muy comercial, conocedor del gusto del público y gran profesional. Sólo al final de sus días le llovieron los premios. En 2008 obtuvo su estrella en el Walk of Fame en Los Ángeles.

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete