BSO: Una cuestión de tiempo

BSO Una cuestión de tiempo
BSO Una cuestión de tiempo

BSO: Una cuestión de tiempo

En algunas películas la música es un instrumento más de merchandising. La comedia americana, y más en concreto las que cuentan con un guión de Richard Cur­tis, suelen utilizar una selección de canciones (mu­chas veces versiones actualizadas) pensando en  una posterior venta en CD. Así sucede en películas co­mo Cuatro bodas y un funeral, Notting Hill, Love actually o la saga de Bridget Jones. La versión de Adam Ho­we de Love is all around (compuesto por The Troggs en 1967) o When you say nothing at all, de Ronan Kea­ting, fueron éxitos musicales similares o incluso superiores al éxito de las películas.

La BSO de Una cuestión de tiempo tiene tres te­mas instrumentales originales, dos de ellos compuestos por Nick Laird-Clowes (Gente poco corriente, Ba­talla por Haditha). Golborne Road y About time the­me son composiciones de piano que cumplen con su fun­ción dramática, más nostálgica que optimista, utilizados en la narración en off del protagonista. Aún más emotivo es Spiegel im Spiegel, de Sebastian Klinger y Jürgen Krose, una simbiosis de violín y piano muy acertada.

El resto de la música de la película está compuesta por 14 canciones tan variadas como All the thing she said (éxito con el que el dueto ruso t.A.T.u vendió 12 mi­llones de discos en 2002), Into my arms, del carismático Nick Cave, Back to Black, de Amy Winehouse, Push the botton, de Sugababes, o Friday I’m in love, del grupo The Cure.

Como canciones de lágrima fácil para moderar subidas o bajadas afectivas de la historia destacan The luck­iest, de Ben Folds, Mid air, de Paul Buchanan, y Gold in them hills, de Ron Sexsmith.

Sirve de contrapunto divertido la hemorrágica Il Mon­do, de Jimmy Fontana (canción que él mismo lle­go a cantar en español y catalán), compuesta en 1965. Pa­ra dar un poco de estabilidad y armonía a una músi­ca tan variada, se incluyen dos versiones de How long will I love you, la dinámica adaptación de Jon Boden, Sam Sweeney y Ben Coleman, y la serena interpreta­ción de Ellie Goulding (en mi opinión, la mejor canción de todo el CD).

Como en otras ocasiones, esta música funciona me­jor fuera que dentro de la película. Al tener tantas can­ciones que insertar, hay varios temas maltratados (como es el caso de Into my arms, de Nick Cave). Por po­ner un ejemplo antagónico citado anteriormente, la uti­lización de When you say nothing at all en Notting Hill es un modelo de cómo una canción puede enrique­cer hasta tres escenas vitales de una película. Pero cla­ro, el director entonces era Roger Michell en su mejor momento. Nada que ver.


BSO Una cuestión de tiempo

AUTORES: Nick Laird-Clowes y otros COMPAÑÍA: Decca DURACIÓN: 58 min. PRECIO: 15,99 €

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete