Sonrisas y lágrimas (1965),de Robert Wise (parte 6): El legado del filme

· Sonrisas y lágrimas obtuvo cin­co premios de la Academia, incluyendo los de me­jor película y director, edición, sonido y música adaptada.

La película ha sido y sigue siendo el mejor reclamo pu­blicitario de Austria en los Estados Unidos. Tres de ca­da cuatro norteamericanos que visitan Salzburgo afir­man hacerlo a causa de The Sound of Music. Pa­ra la ciu­dad, ese interminable peregrinaje genera anualmente unos ingresos de 2’3 millones de dólares en pernoctaciones hoteleras.

- Anuncio -

Lo paradójico de esta historia es que la mayoría de los austriacos no han visto nunca esta película, que fue un enorme fracaso tanto en Alemania como en Aus­­tria. A mitad de los sesenta, el tema de los nazis re­sultaba un tanto desagradable en ambos países, y el pú­blico no se interesó en absoluto. El titular de uno de los periódicos berlineses de la época se preguntaba, a propósito de su estreno: «¿No acabará nun­ca el odio de Hollywood hacia los alemanes?».

Como en toda gran película popular, los cazadores de gazapos han intentado descubrir pequeños fallos en el guión o en el montaje de la cinta. Solo se ha des­cubierto uno. Cuando María y sus hijos compran fru­ta en el supermercado (escena del Do-Re-Mi), puede ver­se una naranja con el sello «Made in Is­rael», y en el momento en que transcurre la trama (1937) Israel no existía como nación.

Premios y reconocimientos

Además del éxito en taquilla, la cinta obtuvo numerosos premios en los me­ses siguientes a su estreno. A comienzos de 1966 Ro­bert Wise ganó dos prestigiosos galardones: el «Da­vid O. Selznick Producers Guild Award» y el «Outstanding Directing Achievement Award», de la Directors Guild of America.

En los Globos de Oro, la cinta se llevó las estatuillas a la mejor película y a la mejor actriz (Julie Andrews). En los certámenes cinematográficos de Italia y Japón obtuvo el reconocimiento a la mejor película ex­tranjera, y en otros países logró también galardones diversos. Por otro lado, numerosos certámenes pre­mia­ron los valores familiares o religiosos de la cinta y su es­pecial promoción de la mujer. De todos es­tos galardones, destacó el Premio al Mejor Filme Fa­miliar del año, que le fue concedido por la Federation of Motion Pic­ture Council’s.

Con todo, el reconocimiento más firme le llegaría en la ceremonia de los Oscar. Sonrisas y lágrimas obtuvo cin­co premios de la Academia, incluyendo los de me­jor película y director (Robert Wise), edición (William Reynolds), sonido (James Corcoran y Fred Hy­nes) y música adaptada (Irwin Kostal). Fue­ron tam­bién nominados el vestuario, la dirección artística, la fotografía y dos interpretaciones: la de Pe­ggy Wood co­mo mejor actriz de reparto y la de Julie Andrews co­mo mejor actriz. La gente estaba tan ena­morada de su interpretación de María von Trapp que suspiraba por que se llevara el Oscar. Y los perió­di­cos del momento se preguntaban: «¿Podrá ganar por segunda vez con­secutiva, tras llevarse el Oscar por Mary Poppins?».

El 18 de abril de 1966, Rex Harrison, que dos años an­tes había protagonizado junto a ella la versión teatral de My Fair Lady, fue el encargado de presentar el pre­mio a la mejor actriz. Cuando abrió el sobre que con­tenía el nombre de la ganadora, se detuvo un ins­tan­te con un deje de tristeza: «And the winner is: Ju­lieChristie«. Había sido Julie Christie, por su actuación en Darling, quien finalmente se había lleva­do el Oscar.

Pasados muchos años, Sonrisas y lágrimas fue rees­tre­nada en el año 2000 en numerosas salas de en­sayo de Estados Unidos e Inglaterra; esta vez con sub­tí­tu­los, para que el público pudiera cantar en voz al­ta piezas sobradamente conocidas como So Long Fa­rewell, Do-Re-Mi o My Favourite Things. No era necesario: la gen­te se sabía las letras de memoria.

Sonrisas y lágrimas (1965) // Robert Wise (parte I)

Sonrisas y lágrimas (1965) // Robert Wise (parte II)

Sonrisas y lágrimas (1965) // Robert Wise (parte III)

Sonrisas y lágrimas (1965) // Robert Wise (parte IV)

Sonrisas y lágrimas (1965) // Robert Wise (parte V)

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año