Sonrisas y lágrimas (1965),de Robert Wise (parte 6): El legado del filme

· Sonrisas y lágrimas obtuvo cin­co premios de la Academia, incluyendo los de me­jor película y director, edición, sonido y música adaptada.

La película ha sido y sigue siendo el mejor reclamo pu­blicitario de Austria en los Estados Unidos. Tres de ca­da cuatro norteamericanos que visitan Salzburgo afir­man hacerlo a causa de The Sound of Music. Pa­ra la ciu­dad, ese interminable peregrinaje genera anualmente unos ingresos de 2’3 millones de dólares en pernoctaciones hoteleras.

Lo paradójico de esta historia es que la mayoría de los austriacos no han visto nunca esta película, que fue un enorme fracaso tanto en Alemania como en Aus­­tria. A mitad de los sesenta, el tema de los nazis re­sultaba un tanto desagradable en ambos países, y el pú­blico no se interesó en absoluto. El titular de uno de los periódicos berlineses de la época se preguntaba, a propósito de su estreno: «¿No acabará nun­ca el odio de Hollywood hacia los alemanes?».

Como en toda gran película popular, los cazadores de gazapos han intentado descubrir pequeños fallos en el guión o en el montaje de la cinta. Solo se ha des­cubierto uno. Cuando María y sus hijos compran fru­ta en el supermercado (escena del Do-Re-Mi), puede ver­se una naranja con el sello «Made in Is­rael», y en el momento en que transcurre la trama (1937) Israel no existía como nación.

Premios y reconocimientos

Además del éxito en taquilla, la cinta obtuvo numerosos premios en los me­ses siguientes a su estreno. A comienzos de 1966 Ro­bert Wise ganó dos prestigiosos galardones: el «Da­vid O. Selznick Producers Guild Award» y el «Outstanding Directing Achievement Award», de la Directors Guild of America.

En los Globos de Oro, la cinta se llevó las estatuillas a la mejor película y a la mejor actriz (Julie Andrews). En los certámenes cinematográficos de Italia y Japón obtuvo el reconocimiento a la mejor película ex­tranjera, y en otros países logró también galardones diversos. Por otro lado, numerosos certámenes pre­mia­ron los valores familiares o religiosos de la cinta y su es­pecial promoción de la mujer. De todos es­tos galardones, destacó el Premio al Mejor Filme Fa­miliar del año, que le fue concedido por la Federation of Motion Pic­ture Council’s.

Con todo, el reconocimiento más firme le llegaría en la ceremonia de los Oscar. Sonrisas y lágrimas obtuvo cin­co premios de la Academia, incluyendo los de me­jor película y director (Robert Wise), edición (William Reynolds), sonido (James Corcoran y Fred Hy­nes) y música adaptada (Irwin Kostal). Fue­ron tam­bién nominados el vestuario, la dirección artística, la fotografía y dos interpretaciones: la de Pe­ggy Wood co­mo mejor actriz de reparto y la de Julie Andrews co­mo mejor actriz. La gente estaba tan ena­morada de su interpretación de María von Trapp que suspiraba por que se llevara el Oscar. Y los perió­di­cos del momento se preguntaban: «¿Podrá ganar por segunda vez con­secutiva, tras llevarse el Oscar por Mary Poppins?».

El 18 de abril de 1966, Rex Harrison, que dos años an­tes había protagonizado junto a ella la versión teatral de My Fair Lady, fue el encargado de presentar el pre­mio a la mejor actriz. Cuando abrió el sobre que con­tenía el nombre de la ganadora, se detuvo un ins­tan­te con un deje de tristeza: «And the winner is: Ju­lieChristie«. Había sido Julie Christie, por su actuación en Darling, quien finalmente se había lleva­do el Oscar.

Pasados muchos años, Sonrisas y lágrimas fue rees­tre­nada en el año 2000 en numerosas salas de en­sayo de Estados Unidos e Inglaterra; esta vez con sub­tí­tu­los, para que el público pudiera cantar en voz al­ta piezas sobradamente conocidas como So Long Fa­rewell, Do-Re-Mi o My Favourite Things. No era necesario: la gen­te se sabía las letras de memoria.

Sonrisas y lágrimas (1965) // Robert Wise (parte I)

Sonrisas y lágrimas (1965) // Robert Wise (parte II)

Sonrisas y lágrimas (1965) // Robert Wise (parte III)

Sonrisas y lágrimas (1965) // Robert Wise (parte IV)

Sonrisas y lágrimas (1965) // Robert Wise (parte V)

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año