Cine y Literatura: La niebla y la doncella

Cine y Literatura: La niebla y la doncella

En 1998, Lorenzo Silva (Madrid, 1966) daba vida a una pareja de investigadores de la Guardia Civil, el sar­gento Rubén Bevilacqua y la cabo Vir­gi­nia Chamorro. Hombre y mujer, psicólogo y matemática, letras y ciencias, de vuelta y de ida. Tras El lejano país de los estanques vino El alquimista impaciente, que tuvo una digna versión cinematográfica dirigida por Patricia Ferreira, protagonizada por Roberto Enríquez e Ingrid Rubio. Su último trabajo cuenta con un título sugerente: La niebla y la doncella.

Estamos an­te una nueva aventura policíaca, que traslada a la España actual las esencias de la gran novela negra norteamericana escrita por gente como Hammett, Chandler o Mac­Coy, verdaderos maestros de diálogos y descripciones que, inspirados en el cine, lo enriquecieron extraordinariamente desde el punto de vista narrativo.

Silva sabe imprimir el ritmo preciso a un relato pausadamente contemplativo que utiliza una trama policial para retratar ambientes y tipos humanos variados bastante verosímiles. Muy acertada es la elección del sargento como narrador, un personaje con suficientes matices, cercano y contradictorio, con un punto de inseguridad vital muy logrado, en el que se perciben elementos extraídos del innominado protagonista de Cosecha roja y El agente de la Continental de Hammett.

La niebla y la doncella se desarrolla en el archipiélago canario, donde llega la singular pareja de investigadores para poner en claro un misterioso e irresuelto asesinato cometido dos años antes. Menos sórdida que la entrega anterior, un poco repetitiva en la galería de personajes y ambientes, la novela está bien estructurada y resulta amena e instructiva. Evidentemente, Silva no se acerca al nivel de Simenon, ese grandísimo escritor parapetado detrás del comisario Mai­gret, pero mantiene un buen nivel.

Los que le hayan cogido el gusto a Silva disfrutarán con la cuidada prosa del sueco Henning Mankell, que tiene cuatro novelas (Tusquets) de buen nivel protagonizadas por el comisario Kurt Wallander: La quinta mujer, Asesinos sin rostro, La falsa pista y Los perros de Riga.

Desde el punto de vista cinematográfico, novelas como ésta pueden servir como revulsivos para un panorama, el de los guiones del cine español, que sabe a tedio y falta de imaginación.

La niebla y la doncella
Lorenzo Silva.
Destino. Barcelona (2002)
356 págs. 16 euros

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete