Fantasía de aventuras. Claves creativas en novela y cine

Fantasía de aventuras Claves creativas en novela y cine

El cine y la literatura son formas de expresión artística que dan pie a historias muy imaginativas. El autor de este libro abor­da un género para el que acuña el término “Fantasía de aven­turas”, y da las claves que una película o un libro deben te­ner en cuenta para poder encuadrarse en él.

Antonio Sánchez-Escalonilla, profesor titular de guión en la Universidad Rey Juan Carlos, es bien conocido por los amantes del cine por sus monografías dedicadas a Spielberg (y la cone­xión del cineasta con Peter Pan) y por sus dos excelen­tes manua­les para guionistas, el más general, Estrategias de guión cine­matográfico (que da las claves estructurales de un buen libre­to), y el más particular, Guión de aventura y forja del hé­roe.

- Anuncio -

El libro que nos ocupa incide en esta segunda dirección al de­sa­rrollar toda una teoría sobre un género híbrido literario y cine­matográfico al que denomina “Fantasía de aventuras”. Des­pués de justificar su existencia con ejemplos paradigmáticos que explican sobradamente que la denominación no es un capri­cho, el autor entra en materia con una perfecta delimitación de los mundos fantásticos y su coexistencia con los mundos ordi­narios, donde perfila bien los rasgos de los umbrales que dan acce­so de unos a otros. Verdaderamente es muy clarificador el es­­quema de las distintas modalidades de acceso a un mundo fan­tástico.

A la hora de abordar modelos literarios de fantasía de aventu­ras, Sánchez-Escalonilla maneja cinco nombres grandes: J. R. R. Tolkien, C. S. Lewis, James M. Barrie, Roahl Dahl y la más reciente J. K. Rowling. Y allí está el mundo cotidiano del hé­roe Frodo, la Comarca, que dejado atrás da pie a las más increí­bles peripecias. O el umbral a Narnia a través de cierto cono­cido armario.

Y de la literatura al cine, el autor aborda por supuesto a Ste­ven Spielberg y la rica herencia recibida de Barrie, o el cine de M. Night Shyamalan, donde conviven conceptos como el de pu­rificación o la mirada infantil.

Quizá lo más valioso del libro son los esquemas aportados en los análisis pormenerizados de algunas películas. Por ejemplo, el relativo al personaje de Bruce Willis en El sexto sentido, donde se trazan en paralelo los rasgos de sus viajes exterior e interior. O sea, la peripecia aventurera (salir del mundo ordinario, la llamada a la aventura que le introduce en el mundo extraordi­nario, su particular descenso a los infiernos y la prueba supre­ma) y dentro de ésta su evolución en los terrenos de su situa­ción hogareña, crisis de identidad y ejercicio de la libertad. Son diagramas muy clarificadores, que sirven para entender que la escritura de un guión no es un ejercicio caótico e improvisado. Aunque, y él lo deja claro, tampoco responde a una mentali­dad de escribir con escuadra y cartabón, según un patrón que ne­cesariamente llevaría al encorsetamiento o al cliché. Y es que -viene a decir el autor- cuando se conocen las herramientas narra­tivas, el espíritu creador es más libre para contar las más increí­bles fantasías de aventuras.

Miguel Ángel García-Mercado

Fantasía de aventuras Claves creativas en novela y cine
Antonio Sánchez-Escalonilla
Ariel. Barcelona
2009 . 406  páginas

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete