Paco Delgado (Lanzarote, 1965), no­minado a dos Oscar por su trabajo en La chica danesa (2015) y Los Mi­se­rables (2012), se introdujo en el ci­ne de la mano de Colleen Atwood.

El madrileño IED (Centro Superior de Diseño) invitó al diseñador de vestuario Paco Delgado a impartir una master-class seguida de un en­cuentro con medios especializa­dos. La percha del evento fue el es­tre­no de Un pliegue en el tiempo, con vestuario del artista español. La pe­lícula, producida por Disney, es­tá di­rigida por Ava DuVernay y pro­tagonizada por Oprah Winfrey y Ree­se Witherspoon.

- Anuncio -

Paco Delgado (Lanzarote, 1965), no­minado a dos Oscar por su trabajo en La chica danesa (2015) y Los Mi­se­rables (2012), se introdujo en el ci­ne de la mano de Colleen Atwood, la prestigiosa diseñadora de vestuario, ganadora de cuatro Oscar por Ani­males fantásticos y dónde encon­trar­los (David Yates, 2016), Alicia en el País de las Maravillas (Tim Bur­ton, 2011), Memorias de una gei­sha (Rob Marshall, 2005) y Chicago (Rob Marshall, 2002).

«Yo no quería hacer cine -apuntó Del­gado-, pero es como una droga: una vez que empiezas, te vas acostumbrando y no quieres dejarlo». El ci­ne no era uno de sus principales ob­jetivos, pero ya maduro -a los 35 años- puso un pie en la industria audio­visual trabajando el vestuario de La comunidad (2000), de Álex de la Iglesia, con quien establecería una duradera colaboración. Ya con veintidós películas a la espalda, Del­gado se mueve en un puente en­tre Lanzarote y Hollywood, donde se ha forjado una reputación. Direc­to­res como Iñárritu, Shyamalan, Al­mo­dóvar, Hooper y Berger han tra­bajado con él. Casi todos repiten. Shya­malan tiene en posproducción Glass, una secuela de off de El protegido y de Múltiple, vestida por Del­ga­do y con estreno previsto en ene­ro de 2019. Delgado ganó dos Go­yas con­secutivos en 2013 y 2014 por Blan­canieves y Las brujas de Zuga­rra­murdi. También tiene el European Film Award por Blancanieves.

Los Miserables (2012)
Los Miserables (2012)

En 2017, Delgado trabajó en un pro­yecto de Disney, su primera película de fantasía. El gran reto ha sido in­troducirse en un mundo imaginario con un toque futurista imaginado por la escritora estadounidense de literatura juvenil Madeleine L’Engle en 1962 y luego guionizado por Jennifer Lee (la codirectora y autora del libreto de Frozen). Un plie­gue en el tiempo cuenta la histo­ria de un padre que trabaja para el go­bierno y un día desaparece. Los protagonistas, sus hijos y un amigo, conocen una noche a una mujer mis­teriosa. Empieza una aventura, a tra­vés del tiempo y del espacio, para en­contrar al padre desaparecido.

«Me basé en prendas de Alexander McQueen e Iris Van Herpen, pe­ro no son solo inspiraciones, son más bien apropiaciones». En esa línea, en los tres vestidos que aparecen en las fotos se puede observar có­mo Delgado se apropia de la idea de una onda metalizada de la holandesa Van Herpen, una pionera a sus 33 años en el uso de la impresión 3D co­mo recurso técnico al servicio del ar­te del diseño. Delgado usa la tecnología como uno de los principios bá­sicos de su trabajo para combinar el pasado y el futuro en una versión di­ferente, original. Por otro lado, el bri­tánico McQueen (1969-2010) es un referente para Delgado por convertir el diálogo entre el sueño y la vi­gilia en esencia de su estilo.

Para el creativo canario, «la moda es el código de vestimenta que utiliza la sociedad, me encanta sentarme en un banco en mitad de la ciudad y ana­lizar la moda de la calle. La gente, en general, viste de una manera fas­cinante». Paco Delgado afirma que una parte del proceso de inspi­ra­ción para la película se basó en cons­truir un estilo diferente al del pre­sente, y para ello debió fijarse muy bien en el street-style actual.

Cabe destacar la importancia de la documentación en el proceso creativo de Delgado. Es clave la labor de los documentalistas que se en­cargan de investigar todo tipo de fuen­tes y materiales que puedan ser uti­lizadas como integrantes del di­se­ño final. «Lo que más me gusta del mundo es investigar, si no fuera di­señador, me encantaría ser documentalista», se sincera Delgado. El es­tudio sobre las claves del fuego, los volcanes, la energía, lo primitivo trasladado al vestuario dieron como re­sultado un uso de materiales y te­jidos con los que el diseñador no ha­bía trabajado antes: vinilo, metal cor­tado con láser, etc.

La velocidad se ha apoderado de la vida y de los trabajos, también en el ámbito de la moda y el diseño de ves­tuario para el cine. Los procesos crea­tivos se ven sometidos a mucha presión. «Los tiempos de creación pa­ra un diseño son alrededor de seis me­ses, aún así, en proyectos tan gran­des como Un pliegue en el tiem­po, el equipo con el que cuentas es muy grande y tienes runners pa­ra las di­ferentes labores», señala Del­gado que valora la oportunidad de trabajo que se les da a muchos es­tudiantes pa­ra introducirse en el sec­tor: «Es de las mejores oportunidades que pue­de tener un estudiante».

El trabajo del diseñador español pa­ra esta superproducción de Disney (100 millones de dólares de presu­puesto), concebida para ser pro­yectada en 3D, brilla por su estética poderosa y minimalista. Un mun­do mágico con unas piezas de ves­tuario titánicas y étnicas: cada look aporta mucha fuerza a las mujeres protagonistas, para convertirlas en heroínas invencibles con una muy marcada dimensión etnográfica y cultural.

Begoña San Félix Ozores

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año