Cortometraje Abel Cuerda. El pintor del color: Menos es más

· Cortometraje Abel Cuerda. El pintor del color. Son muy hermosos los planos fron­tales de Cuerda, su mirada en pla­no corto, sin prisa, al compás del pia­no de Jonay Armas en una pieza titulada muy significativamente Faith.

El jefe de esta sección de FilaSiete que sigue la actualidad del corto­me­traje español se estrena como di­rector y guionista en una pieza her­mosa sobre el trabajo del pintor Abel Cuerda. Juan Antonio Moreno pu­blicó en 2017 el libro El arte y la vi­da. Conversaciones con Abel Cuerda. Y la conversación sigue en formato audiovisual en un trabajo que se articula con un guion inteligente que mide bien el tiempo (algo más de 9 minutos) para dejar hablar a la obra de Cuerda (Albacete, 1947), a su esposa pintora (Ana Hermida), a los que aman sus cuadros. La aportación del escultor Carlos Albert es muy valiosa y se ubica en el lugar pre­ciso para proporcionar algunas cla­ves que pueden servir para acceder a la obra de Cuerda.

El corto evita la tentación explicativa con un montaje ágil, que sigue el proceso desde la gestación en blan­co, con un lienzo que espera, has­ta la exposición. El cuadro nace de la contemplación de un pintor que trabaja pesando el color, con un vocabulario cromático que usa la abs­tracción en diálogo con una geometría en la que la forma y la línea crean un ritmo al que el que mira pue­de poner el tono.

Son muy hermosos los planos fron­tales de Cuerda, su mirada en pla­no corto, sin prisa, al compás del pia­no de Jonay Armas en una pieza titulada muy significativamente Faith, contagia el montaje del relato que acierta al usar la foto fija, las de­claraciones breves sobre fondo ne­gro (un acierto visual que habrá en­cantado a Cuerda, que venera el ne­gro). La elegante planificación (hay un par de planos-detalle bellí­si­mos dedicados a los materiales cons­tructivos del artista) y una ilu­mi­nación pulcra avaloran la fo­to­gra­fía de Wenceslao Scyzoryk, que marida con el sonido ambiente de un estudio en silencio donde el ar­tista trabaja rodeado de su obra, que le acompaña mientras pinta con ma­neras de escultor en el uso del vo­lumen.

Moreno no comete el error de extender el metraje, lo dicho con imágenes y palabras, bien dicho está: se tra­ta de iniciar un diálogo y dejar­lo abier­to. Ese conceptismo para administrar la información se agradece en un contexto (el de la crítica de ar­te) en el que la palabrería se con­vier­te en ruido, en parloteo insustancial. Es hermosa la manera de mostrar en seis planos la vida del ar­tista en Valdeverdeja (Toledo), es un discurso del método, con ese rebaño que pasa, como la vida lograda que no requiere mucho, sino amar lo cotidiano. Del método que hace del menos más. Como la pintura de Cuer­da.

Ficha Técnica

  • Fotografía y Montaje: Wenceslao Scyzoryk
  • Música: Jonay Armas
  • Duración: 9 min.
  • Público adecuado: +12 años
  • Productora: ImagenFactory
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año