Refugio: Miedo

· La cinta habla de la incertidumbre de millones de personas obligadas a escapar de la sinrazón y de la indignidad y centra su mi­rada en un niño que sufre en silencio el noqueo emocio­nal que conlleva toda barbarie.

El año pasado se cumplió el 10º aniversario de la pro­duc­tora MakingDOC, creada por Juan Antonio Moreno Ama­dor y Silvia Venegas, y el 40º de la Comisión Española de Ayuda al refugiado (CEAR), que desarrolla una in­tensa labor para proteger la vida de este grupo de población vulnerable. Ambas colaboran en esta pieza de Mo­reno Amador, en la que disecciona la realidad social de seres humanos abatidos por otros que no lo son y que deshonran la dignidad de las personas.

Refugio (2020) es una cinta de ficción y animación que habla de un niño, Destiny, que vive en un centro de aco­gida y que se niega a abandonarlo. Para ello, intenta ocul­tarse con la ayuda de su amiga Paulina. Moreno, ci­neas­ta que cuenta con una trayectoria muy comprome­ti­da, filma momentos ciertamente emotivos que ilumina la ajustada fotografía de Javier Cerdá. Por ejemplo, cuan­do vemos la entristecida mirada del pequeño recor­dan­do su pasado. La amiga le reprocha que no haya con­tado el origen de sus problemas y en su respuesta en­ten­demos el dolor que lleva dentro: “porque pensé que así podía olvidarlo”.

El director extremeño rescata igualmente instantes ín­timos que desprenden un aura muy especial y que en última instancia son la expresión metafórica de la in­quietante travesía existencial de los que anhelan una vi­da más digna. El camino desde esa oscuridad infinita realizado a través de un corredor de sábanas blancas -la luz- simboliza el viaje desde el horror hacia la libertad.

Mi tocayo conmueve en Palabras de caramelo (2016), emo­ciona en Donde nos lleve el viento (2019) y crea conciencia en Refugio, donde explora las secuelas de los con­flictos bélicos -de todos-, como apunta el personaje que interpreta María Alfonsa Rosso cuando relata a los ni­ños las derivas de nuestra guerra civil: terror, muerte, exi­lio, huida y, siempre, miedo. Con todo, Refugio habla de la incertidumbre de millones de personas obligadas a escapar de la sinrazón y de la indignidad y centra su mi­rada en un niño que sufre en silencio el noqueo emocio­nal que conlleva toda barbarie. Sin duda, una notable pe­lícula de Juan Antonio Moreno Amador, un cineasta ejem­plar.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Javier Cerdá
  • Montaje: Nacho Ruiz
  • Música: Óscar López Plaza
  • Producción: Silvia Venegas
  • Productora: MakingDoc Producciones
  • Duración: 15 m.
  • Público adecuado: +7 años
  • España, 2020
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete