11:14 Destino fatal: Terror fragmentado

En Middleton, una pequeña y muy provinciana localidad norteamericana, una noche cualquiera, un joven conduce ebrio por la autopista cuando algo o alguien choca con su vehículo. Asustado, decide no dar parte a la policía. 11:14 Destino fatal cuenta la disparatada cadena de acontecimientos que condujeron fatalmente a ese desenlace: las historias paralelas y en parte convergentes de cinco personajes que acaban tomando la peor decisión de su vida.

La primera película de Greg Marcks, de 27 años, recién salido de la Florida State Film School, habla bien del potencial de este director. Pero no pasa de ser un chiste visual bien hilado que abusa de las concesiones macabras y groseras. 11:14 Destino fatal es una comedia negra que cuenta cinco veces la misma historia, cada vez desde una perspectiva diferente. La gracia está en lo que aporta cada nuevo personaje al conjunto, cómo se va adquiriendo una visión completa de los hechos. Cabe destacar el sentido del ritmo y del gag visual con los que el director intenta suplir algunos problemas evidentes que ha tenido con las tomas de sonido a lo largo de todo el rodaje.

El director ha procurado, con éxito, que la narración fluya, que las historias encajen, y que no haya lagunas ni cabos sueltos; lo que no es poco. Pero no basta para hacer una gran película porque no hay nada más.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (11:14, 2003)
  • Shane Hurlbut
  • Dan Lebental, Richard Nord
  • Clint Mansell
  • Filmax
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.