1408

1408 de Mikael Håfström
1408 de Mikael Håfström

1408 | El versátil John Cusack da vida a un escritor que decide abandonar su línea narrativa para dedicarse a recopilar historias de fantasmas.

1408: Escéptico en la habitación maldita

Bien es sabida la querencia de los productores norteamericanos por adaptar las obras del prolífico Stephen King, al igual que de todos es sabida también la afición del susodicho por hablar de escritores en horas bajas. Después de la muy decepcionante La ventana secreta, se estrena 1408 basada en un relato corto del novelista.

En esta ocasión el versátil John Cusack da vida a un escritor que decide abandonar su línea narrativa para dedicarse a recopilar historias de fantasmas. Escéptico hasta la médula, amargado y herido, Mike Enslin –su personaje- decide aceptar el reto que le llega en forma de tarjeta postal: entrar en la habitación 1408 del neoyorquino hotel Dolphin.

1408 supone la segunda incursión en el mercado americano del director sueco Mike Håfström después de Sin control. Se nota que el director se siente cómodo con los grandes presupuestos y los exprime para crear un universo visual impactante y eficaz. Su habitación se convierte en un espacio múltiple en el que todo es posible a la par que verosímil. La progresiva congoja del protagonista se ve favorecida por el buen ritmo y la dosificación narrativa. No obstante, el guión incurre en la trampa para engañar al espectador y, ahí, el conjunto pierde parte del encanto aunque mantenga enganchado al público.

Con sus agujeros y personajes engañosos, 1408 logra no decaer y sostenerse con la única presencia de John Cusack. La película se convierte en un soliloquio del intérprete sólido y penetrante. Cusack humaniza al escritor y le dota de un patetismo entrañable, diseminado a lo largo de toda su actuación. Le acompaña en el reparto Samuel L. Jackson, aunque en su caso se trata de un simple cameo.

La película supone una nueva oportunidad para disfrutar del talento de Cusack y tiene un despliegue visual esmerado y atractivo, en el que todos los elementos poseen un papel narrativo. Más allá de esto, el film repite la estructura narrativa de las obras de Stephen King, por lo que el espectador no encontrará grandes sorpresas argumentales o giros finales inesperados. Una película de suspense, con buen ritmo, factura impecable pero más que previsible.


1408

Mikael Håfström  Matt Greenberg, Scott Alexander, Larry Karaszewski  Benoît Delhomme  Peter Boyle  Gabriel Yared  John Cusack, Samuel L. Jackson, Mary McCormack, Tony Shalhoub, Jasmine Jessica Anthony  New World  104 minutos  Jóvenes-Adultos

Estados Unidos, 2007