16 calles: Paseo interminable

Un policía en crisis, alcohólico y barrigón, recibe el encargo de trasladar a los juzgados a un testigo protegido: un chico que quiere trabajar en la repostería y padece una increíble incontinencia verbal. Le dicen al poli que no se queje porque solo hay 16 manzanas entre la comisaría y el tribunal. Vaya si tendrá motivos para quejarse…

El veterano director neoyorquino Richard Donner vuelve a la línea de otras de sus cintas como Arma letal, Asesinos o Conspiración. Entretenida película de género, una buddy movie con media pirueta. 16 calles se rodó en Toronto y en Manhattan, con oficio, con sabor a los 70 y un presupuesto ajustado. Tiene acción, momentos divertidos, buenos sentimientos (con excesos en el desenlace y más aún en la parte que se desarrolla en un autobús), y no se les va la mano en la violencia.

- Anuncio -

Bruce Willis repite un personaje que ya nos suena mucho, pero lo hace bastante bien y las caras que pone cuando está harto de tanta perorata del chico son un verdadero poema. Mos Def (The Italian Job), cantante de hip-hop metido a actor, tiene momentos patéticos -bastantes- y algunos hilarantes -dos o tres, pero muy buenos-. David Morse (el inolvidable policía de Bailar en la oscuridad) está tan sobrio y efectivo como casi siempre, aunque un poco rutinario a la vista de que la historia no permite demasiados dibujos. Sobran minutos y el guión tiene agujeros, pero es un buen producto para pasar el rato.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Glen MacPherson
  • Montaje: Steve Mirkovich
  • Música: Klaus Badelt
  • Duración: 105 min.
  • Público adecuado: +16 años (V)
  • Distribuidora: Filmax
  • EE.UU. (16 Blocks), 2006
  • Estreno: 12.4.2006
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete