16 calles

Con Bruce Willis en un papel que le va como anillo al dedo, entretenida película de género de Donner, una buddy movie con media pirueta

16 calles (2006)

16 calles: Paseo interminable

Un policía en crisis, alcohólico y barrigón, recibe el encargo de trasladar a los juzgados a un testigo protegido: un chico que quiere trabajar en la repostería y padece una increíble incontinencia verbal. Le dicen al poli que no se queje porque solo hay 16 manzanas entre la comisaría y el tribunal. Vaya si tendrá motivos para quejarse…

El veterano director neoyorquino Richard Donner vuelve a la línea de otras de sus cintas como Arma letal, Asesinos o Conspiración. Entretenida película de género, una buddy movie con media pirueta. 16 calles se rodó en Toronto y en Manhattan, con oficio, con sabor a los 70 y un presupuesto ajustado. Tiene acción, momentos divertidos, buenos sentimientos (con excesos en el desenlace y más aún en la parte que se desarrolla en un autobús), y no se les va la mano en la violencia.

Bruce Willis repite un personaje que ya nos suena mucho, pero lo hace bastante bien y las caras que pone cuando está harto de tanta perorata del chico son un verdadero poema. Mos Def (The Italian Job), cantante de hip-hop metido a actor, tiene momentos patéticos -bastantes- y algunos hilarantes -dos o tres, pero muy buenos-. David Morse (el inolvidable policía de Bailar en la oscuridad) está tan sobrio y efectivo como casi siempre, aunque un poco rutinario a la vista de que la historia no permite demasiados dibujos. Sobran minutos y el guión tiene agujeros, pero es un buen producto para pasar el rato.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Glen MacPherson
  • Montaje: Steve Mirkovich
  • Música: Klaus Badelt
  • Duración: 105 min.
  • Público adecuado: +16 años (V)
  • Distribuidora: Filmax
  • EE.UU. (16 Blocks), 2006
  • Estreno: 12.4.2006
Suscríbete a la revista FilaSiete
Salir de la versión móvil