Inicio Críticas películas 3 metros sobre el cielo

3 metros sobre el cielo

La adaptación de la novela de Federico Moccia es un producto diseñado para el éxito… y de nula calidad cinematográfica.

- Anuncio -

Fernando González Molina  Ramón Salazar  Daniel Aranyó  Irene Blecua, Verónica Callon  Manel Santisteban  Mario Casas, María Valverde, Álvaro Cervantes, Marina Salas, Diego Martín   Warner Bros  118 minutos  Mayores de 18 años (sexo, lenguaje crudo, violencia)

España, 2010

…y el cine bajo tierra

Babi es estudiosa, formal, mona, bastante pija y un poco caprichosa. Hache es un chaval tan guapo como conflictivo, tiene auténtica pasión por las motos y el riesgo. Le encanta meterse en líos y pasearse por el lado oscuro, aunque tiene buen corazón. Después de un accidentado encuentro y, a pesar de sus diferencias, los dos se enamoran apasionadamente.

El best seller de Federico Moccia ya tenía una versión cinematográfica dirigida por Luca Lucini. La cinta -apoyada por el éxito de la novela- fue un taquillazo y ésta es la razón de que Antena 3 (con una participación también de La Sexta) haya financiado esta re-adaptación que sigue al dictado la receta para colarse en el top ten de la taquilla. Una novela muy leída, actores con gancho -el televisivo Mario Casas y María Valverde– un director curtido en este tipo de proyectos (Fernando González, Fuga de cerebros) y una buena campaña de marketing, que para eso somos una televisión. El único problema es que esa receta garantiza el éxito pero no la calidad de la película que no les ha podido salir más insulsa, aburrida y plana.

La cinta no tiene ritmo, hay pasajes de una cursilería que da vergüenza ajena, a Mario Casas solo se le entiende a ratos y María Valverde, convincente en otros papeles, recalca tanto la vena pija y engreída de su personaje que cuesta entender que nadie pase más de media hora con ella.

Comparada con A3MSC, Perdona si te llamo amor (la adaptación italiana de otra de las novelas de Moccia que se estrenó hace unos meses en España) es Lo que el viento se llevó. Pero da igual, la película se comerá la taquilla de todas formas.

Ana Sánchez de la Nieta