30 días de oscuridad: Puede dar más de sí

30 días de oscuridad | Un grupo de vampiros, de aspecto brutal y simplón, pero lo bastante inteligentes para huir del sol, ha emigrado hacia el norte, donde las noches son largas. La acción comienza el último día de sol en la comunidad de Barrow, un pueblo de Alaska. A partir de ese momento les aguardan treinta días de oscuridad, el sueño de todo vampiro. El comisario de Barrow, Eben (Josh Hartnett), su esposa Stella (Melissa George) y un decreciente grupo de sobrevivientes deberán hacer lo que sea para resistir hasta que reaparezca la luz del día.

La película, basada en un comic de calidad, peca de insulsa; principalmente porque se limita a seguir los bien trillados tópicos del género, sin complicarse en aportar nada. Es una pena porque tanto el comic como el director David Slade (Hard Candy) pueden dar mucho más de sí.

La pareja protagonista es sosa, y lo mismo sucede con los restantes personajes, carentes de definición. Otro tanto ocurre con el grupo de vampiros, que se supone deben tener inteligencia y ser más originales que la media. Por lo demás, los efectos visuales y la factura de la cinta son correctos. Sólo para amantes del género.

[A pesar de todo, ya se se está preparando una secuela de esta historia, que en principio no contaría con Slade a los mandos, que puede traducirse en una miniserie televisiva o en dos o tres entregas más a nivel cinematográfico. Sin duda, el universo vampírico se vende bien, sobre todo entre el público más joven, aunque no le vendría mal un refuerzo a nivel de guion]

Ficha Técnica

  • País: Estados Unidos (30 days of night), 2007
  • Jo Willems
  • Art Jones
  • Brian Reitzell
  • Sony Pictures
  • 113 minutos
  • Jóvenes
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.