50 minutos: 5 cortometrajes encadenados con sabor a Nescafé

50 minutos es la nueva campaña publicitaria que organiza Nescafé con motivo de su cincuenta aniversario. Pero es mu­­cho más que una promoción corriente: son cincuenta minutos dedicados al cortometraje español. La firma comercial ha elegido a cinco directores consagrados para que apadrinen a otros tantos directores noveles para que realicen un cortometraje de diez minutos cada uno. Los padrinos representan a cinco décadas diferentes del cine español: Berlan­ga de los años 60, Suárez de los 70, Bigas Luna de los 80, Medem de los 90 y Amená­bar de la primera década del nuevo siglo. Es­tos directores han elegido a cinco jóvenes realizadores, que se inspiran en un momento de la vida de su padrino para concebir su historia.

Los cinco cortos se presentan unidos en un mediometraje de cincuenta minutos para tener más posibilidades de distribución en el mercado actual, poco amigo del cortometraje. El visionado conjunto y progresivo permite observar cómo los padrinos-cineastas más veteranos prefieren lo cómico y la sencillez formal, y a partir de los setenta todo empieza a complicarse, las historias, los planos, el montaje… [Para gusto del que escribe, los me­­jores cortos son los primeros].

- Anuncio -

Los niveles de implicación de los padrinos van del muy notable de Medem (ha prestado una historia suya inspirada en su hija Alicia, un encanto de criatura con síndrome de down que interviene como actriz en el corto), al dis­­tanciamiento casi total de Suárez.

Los cortos:

1.- De Kuleshov a Berlanga. Con mucho humor y una planificación sencilla, nos cuenta el primer día de rodaje de Berlanga y Bar­­dem. Dirige Guillermo García Ramos, apadrinado por Luis García Berlanga.

2.- Crisantemo. Ambientación cuidada, actuación impecable y humor absurdo en una historia de engaños, traperos y jirafas, con gui­ños al cine negro. Dirige Luis Mengs, apa­drinado por Gonzalo Suárez.

3.- 41º. Una propuesta sensitiva, casi epi­dér­mica. Una composición de imágenes sugerentes y montaje complicado, cercano al video-arte. Dirige Santiago Garrido, apadrinado por Bigas Luna.

4.- La culpa del alpinista. Una fotografía arriesgada para una historia onírica y rocambolesca con el sello Medem. Dirige Daniel Sánchez Arévalo, apadrinado por Julio Me­dem.

5.- El soñador. Una complicada y lograda ambientación de época para una narración en off con envoltorio de leyenda romántica. Di­ri­ge Oskar Santos, apadrinado por Alejan­dro Amenábar.

J. Moreno

Ficha Técnica

    • Dirección: G. García- Ramos (De Kuleshov a Berlanga), apadrinado por Luis García Berlanga; L. Mengs (Crisantemo), por Gonzalo Suárez; S. Garrido (41º), por Bigas Luna; D. Sánchez Arévalo (La culpa del alpinista), por Julio Medem; Ó. Santos (El soñador), por Alejandro Amenábar

    España, 24.05.2004

    Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año